imagotipo

Asaltan joyería cerca del Palacio del Elíseo

  • Carlos Siula

Carlos Siula / El Sol de México

Corresponsal

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).- Con una audacia desconcertante, un asaltante solitario se apoderó de un botín millonario en la joyería parisina Chopard, ubicada a pocos metros del Palacio del Elíseo, sede de la Presidencia francesa, y despareció sin ser inquietado por las decenas de policías que patrullan el lugar.

La joyería se encuentra en la acera de enfrente, a unos 70 metros de la entrada principal de la residencia presidencial. El ministerio del Interior se halla a unos pasos más lejos… El pequeño local de la maison Chopard, situado en el 72 de la exclusiva rue du Faubourg Saint-Honoré, está en el corazón del sector más vigilado de la capital francesa, debido a la concentración de edificios gubernamentales y la presencia de numerosos negocios de lujo.

Ese fue, sin embargo, el sitio escogido por el asaltante que ayer, poco antes de mediodía, irrumpió sin violencia y luego se volatilizó con un poco más de un millón de euros en joyas. “Aún seguimos evaluando el monto del robo. Pero todo indica que esa estimación es más o menos correcta”, confirmó uno de los responsables de Chopard.

El malhechor, según los primeros elementos de la investigación, sería un hombre de unos 40 años, “bien vestido” y “que habría actuado solo”. Se presentó a la joyería a eso de las 11:30 horas y tocó el timbre de la boutique como cualquier cliente. Una vez en el interior, se colocó una máscara y, con un arma en la mano, obligó a los empleados a entregarle cantidad de joyas expuestas en las vitrinas.

“Después salió tranquilamente y desapareció caminando”, dijo la fuente.

El ataque, de una celeridad desconcertante, pasó inadvertido a los numerosos policías que controlan el sector. La vigilancia en esa zona fue reforzada después de los atentados terroristas del 13 de noviembre en París. Tampoco los comerciantes vecinos sospecharon nada. “Ni un ruido extraño, ni un grito…”, confesó anonadada la empleada de un negocio contiguo. “Para robar en esta calle, ¡francamente hay que tener coraje!”, agregó el portero de la boutique.

La policía espera descubrir alguna pista importante analizando las imágenes de las múltiples cámaras de vigilancia instaladas en torno del Elíseo, así como en los negocios de lujo de la zona. El cotejo de todas esas informaciones visuales probablmente permita conocer la identidad del misterioso bandido, estimaron algunos responsables de la pesquisa.

La Brigada de Represión de la Delincuencia (BRB, por sus siglas francesas) quedó a cargo de la investigación. La BRB es un cuerpo de élite de la policía judicial parisina, que solo interviene en los casos más delicados.

El audaz asalto causó doble sorpresa porque, además, contradice las tendencias actuales.

Hace una semana, en efecto, los servicios estadísticos del ministerio del Interior indicaron que la multiplicación de patrullas policiales desde que se produjeron los atentados islamistas en noviembre había provocado una reducción de alrededor 16 por ciento de robos y agresiones en la vía pública.