imagotipo

Asciende sobre la tormenta | Mujer sin límites | María Marín

  • Sociales

Durante 15 minutos recorrí todo el centro comercial buscando un espacio libre para estacionarme, por fin, vi a una dama que caminaba hacia su auto. Aceleré para colocarme en el lugar que dejaría, y esperé pacientemente a que la señora guardara todas sus pertenencias en su camioneta. Las luces de reversa se encendieron indicando su partida, suspiré de alivio y retrocedí un poco para que ella saliera. De repente, un señor que apenas llegaba, aceleró su auto y descaradamente se metió en el espacio que yo aguardaba. ¡Sentí que echaba humo por la cabeza! y el coraje me hizo tornar del mismo color que la camioneta roja de la señora.

Estaba lista para bajar el vidrio e insultar a ese hombre, pero tomé un profundo suspiro y decidí “ascender sobre la tormenta”. Deja te explico: Cuando alguien nos provoca, podemos actuar como cuervos, o podemos conducirnos como un águila, esta ave, cuando se encuentra con mal tiempo, en lugar de volar a través de la tempestad, majestuosamente y sin perder la calma, comienza a abrir sus alas hasta extenderlas a ocho pies de ancho. En ese momento asciende sobre la tormenta y se eleva hasta lograr una altura donde el clima está despejado. Éstos plumíferos tienen la habilidad de llegar a una asombrosa elevación de ¡10 mil pies!, algo que ninguna otra ave alcanza y por eso el águila es el único animal de su especie que ha compartido los cielos con aviones comerciales a esas alturas.

LOS SERES humanos por naturaleza reaccionan a la primera sensación, lo mejor es pensar dos veces como actuar.

LOS SERES humanos por naturaleza reaccionan a la primera sensación, lo mejor es pensar dos veces como actuar.

Confieso que después de estacionarme y pasar por al lado del auto del caballero (no tan caballero por cierto), tuve la fantasía de desinflarle las llantas del carro…. ¡bueno, solo una!, pero suspiré de nuevo y con una sonrisa dije: “Soy un águila y puedo volar por encima de esta tempestad”.

La próxima vez que alguien te provoque, en vez de rebajarte a su nivel, actúa como ese pájaro esplendoroso, extiende tus alas y asciende hasta un cielo despejado donde siempre, al igual que un águila, hallarás la paz.

María Marín es motivadora internacional. Su nuevo libro: El Empujoncito Para El Amor. Síguela en Facebook, twitter @maria_marin Instagram: MARIAMARINMOTIVATION www.MariaMarin.com

/jodp