imagotipo

Así es el Derecho

  • Élfego Bautista

  • Élfego Bautista Pardo
  • La Secretaría de Hacienda y Crédito Público

A mediados de la semana pasada el presidente Enrique Peña Nieto nombró nuevos titulares para las Secretarías de Hacienda y Crédito Público y de Desarrollo Social. Al frente de la primera a José Antonio Meade Kuribreña y de la segunda a Luis Enrique Miranda Nava.

Debemos recordar que las Secretarías de Estado, la Consejería Jurídica, la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Reguladora de Energía, integran la administración pública centralizada, la cual, junto con la administración pública paraestatal, (constituida por los organismos descentralizados, empresas de participación estatal, instituciones nacionales de crédito, organizaciones de crédito e instituciones nacionales de seguros y fianzas, así como fideicomisos), son parte de la administración pública federal, y que por medio de ésta despacha el Ejecutivo Federal.

Toda vez que el titular del Ejecutivo Federal es el Presidente de la República, por disposición constitucional los titulares de las Secretarias de Estado son nombrados por él, y aunque todas y cada una de éstas tienen el mismo rango y desempeñan misiones trascendentales para el desarrollo del país, no cabe duda de que la atención que como ciudadanos les brindamos, depende del impacto que sus acciones tienen en nuestra vida diaria.

En este sentido, debido a los cambios efectuados y a las obligaciones que tenemos con la hacienda pública, considero de utilidad abundar en relación a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), pues todos los individuos que habitamos el país o transitamos por él, estamos obligados al pago de impuestos, derechos y contribuciones por aprovechamientos y derechos, por lo que tenemos trato con dicha dependencia de la administración pública centralizada.

La SHCP se encarga de proponer, dirigir y controlar la política económica del Gobierno federal en materia financiera, fiscal, de gasto, ingresos y deuda pública, con el propósito de consolidar un país con crecimiento económico de
calidad.

En su camino, además de cobrar los impuestos, contribuciones de mejoras, derechos, productos y aprovechamientos federales, elabora y coordina el Plan Nacional de Desarrollo, proyecta y calcula los ingresos de la federación, estudia y formula los proyectos de leyes y disposiciones fiscales y de las leyes de ingresos, maneja la deuda pública de la federación, realiza y autoriza las operaciones en que se usa el crédito público, planea, coordina, evalúa y vigila el sistema bancario del país, determina los criterios y montos globales de los estímulos fiscales, establece y revisa los precios y tarifas de los bienes y servicios de la administración pública federal, organiza y dirige los servicios aduanales y de inspección, representa el interés de la Federación en controversias fiscales, proyecta y calcula los egresos del Gobierno federal y de la administración pública paraestatal,y formula la cuenta pública, entre otras tareas.

Además del Secretario, en el funcionamiento de esa dependencia, intervienen los subsecretarios de Ingresos y de Egresos, el oficial mayor, el procurador fiscal de la Federación y el tesorero de la Federación. Asimismo, cuenta con varias unidades administrativas centrales, que son la de Productividad Económica, Inteligencia Financiera, Planeación Económica de la Hacienda Pública, Crédito Público, Banca de Desarrollo, Banca, Valores y Ahorro, de Seguros, Pensiones y Seguridad Social, de Asuntos Internacionales de Hacienda, Política de Ingresos no Tributarios, Política de Ingresos Tributarios, Legislación Tributaria, Inversiones, Política y Control Presupuestario, Evaluación de Desempeño, Contabilidad Gubernamental, diversas direcciones generales y unidades administrativas regionales.

Aunque quizá sus órganos administrativos desconcentrados son los más conocidos, como el Servicio de Administración Tributaria (SAT), encargado de recaudar los recursos tributarios y aduaneros, y dar al contribuyente herramientas necesarias para facilitar su cumplimiento voluntario, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la cual supervisa y regula a las entidades integrantes del Sistema Financiero, procura la estabilidad y correcto funcionamiento de éste, a fin de mantenerlo sano y equilibrado para proteger los intereses del público, la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), que autoriza la operación de las instituciones o sociedades mutualistas, supervisa la solvencia de las instituciones de seguros y fianzas, autoriza a los intermediarios de seguro directo y reaseguro y apoya al desarrollo de los sectores asegurador y afianzador a escala nacional, y la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), responsable de establecer las reglas para que el Sistema de Ahorro para el Retiro funcione adecuadamente, vigila que se resguarden los recursos de los trabajadores y se inviertan de acuerdo a los parámetros y límites establecidos por la propia Comisión. También se asegura de que las afores brinden la información requerida para los trabajadores.

Es de gran utilidad conocer a las instituciones, mediante las cuales se ejercen las funciones públicas, para saber la forma en que el desarrollo de sus actividades incide en nuestra vida diaria, máxime si están relacionadas con el aspecto económico que tanto nos importa a los mexicanos (como el caso de la Secretaría de Hacienda), tanto por la salvaguarda de nuestro derechos como por el cumplimiento de nuestras obligaciones, considerando que, sin duda, el cumplimiento cabal en ambos aspectos contribuye al desarrollo nacional.

Así es el Derecho