imagotipo

Así es el Derecho

  • Élfego Bautista

Justicia cotidiana e integración del Poder Judicial

En la colaboración anterior me referí a las iniciativas en materia de justicia cotidiana presentadas por el titular del Ejecutivo federal al Congreso de la Unión, compartí el contenido de las propuestas en materia laboral y me comprometí a seguir analizando las demás.

Por lo anterior, hoy me referiré a la iniciativa para reformar la organización de los poderes judiciales locales y crear un sistema nacional de impartición de justicia, cuyo objetivo es erradicar los problemas citados por el Centro de Investigación y Docencia Económica en la Encuesta Nacional de Justicia 2015, que son “corrupción, tráfico de influencias, los procesos tardados, falta de recursos e incluso la mala administración”, y con ello mejorar la eficiencia y la calidad de la impartición de justicia a escala nacional.

Aunque no comparto mucho el criterio expuesto en dicha encuesta, alabo los propósitos de la iniciativa que contribuirán a recuperar la confianza de los ciudadanos en sus juzgadores.

En esencia, la iniciativa comprende: a) Coordinación institucional mediante el establecimiento de estándares en la actividad jurisdiccional y la articulación de políticas institucionales sistematizadas, con la creación de un Sistema Nacional de Impartición de Justicia (integrado por los poderes judiciales federal y locales, cuya ley será expedida por el Congreso de la Unión), y b) Fortalecer la independencia de los poderes judiciales locales, por conducto de controles en la designación de jueces y magistrados, y la integración de los Consejos de la Judicatura de las entidades federativas, al proponer que la designación de los jueces locales se realice por medio de un concurso de oposición abierto (pocos en la actualidad, pues normalmente son nombrados tras concursos de oposición cerrados, ya que solo participan empleados de tribunales).

Respecto a los magistrados, se anota la designación por concurso de oposición ante el Consejo de la Judicatura de la entidad federativa de que se trate, en el que participarán preferentemente quienes hayan servido con eficiencia, capacidad y probidad en la impartición de justicia o se hayan distinguido por su honorabilidad, competencia y antecedentes en el ejercicio de la abogacía, lo que garantiza que ocupen los cargos las personas mejor preparadas y con trayectorias honorables, y que en la designación participe el órgano de representación popular, para descartar cualquier discrecionalidad que pudiera vulnerar la neutralidad en los procedimientos e independencia del Poder Judicial de que se trate.

La iniciativa prevé que de entre las personas con las 10 mejores calificaciones, el gobernador de cada Estado propondrá a una para su ratificación ante el Congreso local, el cual contará con 30 días para resolver. De lo contrario la persona propuesta obtendrá el cargo. En caso de que se rechace la propuesta, habrá otra, y de repetirse el rechazo, la designación corresponderá directamente al Ejecutivo local.

Esta propuesta es nueva, dado que en nuestra ciudad el Ejecutivo propone al magistrado y el Legislativo lo ratifica o rechaza, por lo que este poder es el que tiene la última palabra. La iniciativa pretende trasladarla al Ejecutivo local, así como incluir la participación del Poder Judicial por conducto del Consejo de la Judicatura.

Surgen dudas que seguramente serán debatidas, como el caso de si los concursos serán abiertos o cerrados, ya que la modalidad de los mismos tendría que especificarse en la Ley Suprema. De lo contrario podría prestarse a controlar quién puede o no participar en dichos concursos, lo que generaría desconfianza en la ciudadanía. Además, de ser aprobada resulta interesante la situación de los magistrados ya nombrados, pues conforme a lo expuesto en el quinto transitorio de la citada iniciativa, “Los jueces y magistrados que hayan sido designados con anterioridad a la entrada en vigor del decreto, continuarán en su encargo hasta su conclusión”.

La iniciativa en comento contiene otros aspectos de interés que ameritan ser analizados casuísticamente. Me comprometo a seguir examinando los puntos torales en columnas posteriores.

Así es el Derecho.