imagotipo

Así es el Derecho

  • Élfego Bautista

  • Elfego Bautista Pardo
  • Vacaciones o días festivos

Sin duda el puente vacacional que trae consigo la conmemoración de la Semana Santa es aprovechado por muchas personas para salir de paseo o descansar. A algunos trabajadores se les dio toda una semana de descanso; a otros, los más, solo Jueves y Viernes Santo, y los hay que gozarán únicamente el viernes como día libre, otros trabajarán la semana completa, como es normal.

Estas diferencias motivan la pregunta: ¿Por qué yo solo un día?, ¿por qué mi vecino toda la semana?, ¿por qué a mí no me dieron vacaciones? Como hay numerosos días feriados a lo largo del año en nuestro país, es difícil distinguirlos de las vacaciones legalmente merecidas, pues tanto los primeros como las segundas tienen sus características y especificaciones legales propias, ambas contenidas en la Ley Federal del Trabajo.

Comenzaremos por los llamados días festivos que dan lugar a los “puentes” que tanto gustan a los empleados de Gobierno, dedicados a la conmemoración de actos o sucesos históricos, políticos y/o culturales que en su momento fueron relevantes para el país, por lo que son considerados días de descanso obligatorio por el artículo 74 de la Ley Laboral federal:

Esos días son el 1o de enero, advenimiento del año; el primer lunes de febrero, en conmemoración de la promulgación de la Constitución Federal de 1917; el tercer lunes de marzo, por el natalicio de Benito Juárez el 21 de dicho mes; el 1o de mayo, Día del trabajo; el 16 de septiembre, por el grito para emprender el movimiento en pos de la Independencia en 1810; el tercer lunes de noviembre, por el inicio de la Revolución Mexicana el 20 de noviembre de 1910; el 1o de diciembre de cada seis años, por el cambio de titular del Poder Ejecutivo Federal, así como el 25 de diciembre por la Navidad, y los días que las leyes federales y locales electorales designen para comicios .

Planteado lo anterior, es evidente que ni un día de la llamada “Semana Santa” es de descanso obligatorio; empero, se da asueto durante ella si la misma fuente laboral, el contrato individual o colectivo de los trabajadores así lo establezcan.

A su vez, las “vacaciones” son de naturaleza legal diferente, son un derecho de todos los trabajadores, fruto de su esfuerzo y con una raíz legal y obligatoria establecida en el artículo 76 al 81 de la Ley Federal del Trabajo, y los días de asueto por ese concepto varían según el tiempo que se tenga en la fuente laboral; me explico: quien cumpla un año de trabajo deberá tener un periodo de cuando menos seis días de descanso pagados, y se aumentarán dos días por año hasta llegar a doce; después del cuarto año las vacaciones aumentarán dos días por cada cinco de servicio. Para ser un poco más claros, diremos: a un año de servicio corresponden seis días de asueto pagados; a dos años, ocho días; a tres años, diez días; a cuatro años, doce días; de cuatro a nueve años, catorce días, y así sucesivamente.

Recordemos que por razones de productividad, por ley el asueto por días feriados se da los lunes, no conforme al calendario.

Claro que pueden ser más días si así se pacta en el contrato colectivo o individual de trabajo, pero es ilegal que sean menos; las vacaciones deben de ser pagadas y, además, el empleado debe recibir prima vacacional, la cual no puede ser menor que veinticinco por ciento de los salarios que el trabajador perciba por los días de asueto.

Es oportuno mencionar que las disposiciones anteriores aplican para los trabajadores que se desempeñan en la iniciativa privada, pues quienes laboramos en el sector público estamos sujetos a normas diversas, a las que me referiré en otra ocasión.

Así, queda claro que esta semana no fue de asueto para todos, es totalmente legal que muchas personas hayan tenido la obligación de acudir a sus centros de trabajo y laborar normalmente.

Así es el Derecho
Magistrado*