imagotipo

Así lo Dice La Mont

  • Federico La Mont

  • Federico La Mont
  • Ahora Seguridad Interior
  • Disputa Veracruz 2017

Sí, Seguridad Interior: En la primera semana hábil de este año inició en el LXIII Congreso de la Unión la discusión sobre la regulación del empleo de la fuerza en el país o Ley de Seguridad Interior, que culminará en abril con la respuesta de quién cuenta con capacidades para fijar límites a las operaciones del Ejército y Marina y quién regulará el Artículo 129 que plantea al mando castrense su permanencia en los cuarteles en tiempos de paz.

Varias posturas: Mientras la posición de la Dirección Ejecutiva de Amnistía Internacional México, de Tania Reneaum Panszi, es que las iniciativas de Ley de Seguridad Interior en la Cámara de Diputados solo proveerá de marco jurídico al Ejército para salir a las calles y militarizar el país, como sucedió a partir de diciembre de 2006, cuando el exmandatario Felipe Calderón envió tropas a Michoacán para enfrentar al narcotráfico; otra es la del coordinador de los diputados del PRI, ante el recinto de San Lázaro, César Camacho Quiroz.

Certeza: Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 186 mil personas fueron asesinadas entre 2007 y 2015, ante un vacío legal que pretende cubrir la iniciativa presentada por el diputado, César Camacho Quiroz, para regular la labor de las Fuerzas Armadas y que legalizaría sus acciones. En la discusión, que contó con la presencia de los titulares de Defensa y Marina, Salvador Cienfuegos, y Vidal Soberón, la bancada tricolor se pronunció por resolver el tema de los mandos policiales mixto y cómo funcionarán las policías locales y estado de excepción. Ello, a partir de la demanda de militares y marinos, de que ellos no pueden hacer todo el trabajo de investigación. Para asegurar el aval de las Fuerzas Armadas, la bancada tricolor ofreció desmilitarizar la lucha contra la delincuencia, que después de aprobada la Ley de Seguridad Interior, éstas contarán con protocolos y el deslinde de responsabilidades ante la acción de las autoridades civiles.
ENTRE OTRAS COSAS…

Zavala en Veracruz: Al concluir una visita por Coatzacoalcos, la precandidata presidencial, Margarita Zavala, se marcó su ascendencia con el Ejecutivo estatal, Miguel Ángel Yunes, quien también la mantiene con su jerarca nacional, Ricardo Anaya. Razón por la cual, de renovar su senda de victorias el 4 de junio con la mayoría de las presidencias municipales, Miguel Ángel Yunes se ubicaría en condición de asegurar la permanencia albiazul en el Palacio de Enríquez 2018 y desde esa geografía impulsar su retorno a la residencia oficial.

Operador político: Los tres precandidatos albiazules 2018: Ricardo Anaya, Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle, sitúan a Miguel Ángel Yunes como pieza crucial en sus aspiraciones. Por el momento es viable que el corredor Veracruz-Boca del Río, vuelva a ser para el PAN en el primer caso con el expresidente de la Comisión de Justicia del Senado, Fernando Yunes Márquez, y en Xalapa, el empresario David Velasco Chedraui, quien enarbola la alianza PRD-PAN, quien enfrentará al tricolor Alejandro
Montano.

Emblemático Xalapa: No obstante la crisis de la parálisis presupuestal 2016 que ahondó bajo el mando de Américo Zúñiga, su tarjeta de presentación será la transparencia y reordenamiento urbano. Solo en dos ocasiones la capital del Estado fue encabezada por gobiernos diferentes al PRI, con el perredista Rafael Hernández Villalpando y el convergente, Reynaldo Escobar Pérez. Después del 2005 todas las administraciones fueron tricolores: Ricardo Ahued, David Velasco, la controvertida Elizabeth Morales y el saliente, Américo Zúñiga.

¿Continuidad o alternancia?: La pregunta es si el 4 de junio Xalapa y otra veintena de las ciudades que definirán la elección para gobernador del 2018 serán sacudidas por la ola azul. Un caso emblemático es Xalapa, donde Alejandro Montano busca restituir al PRI en territorio perdido. En tanto Morena, si su excandidato a gobernador, Cuitláhuac García no se deslinda del presunto apoyo brindado en 2016 por los operadores de Javier Duarte, llevaría al colapso del partido y con ello, su líder, Andrés Manuel López Obrador, inclinaría su simpatía hacia la coordinadora de los diputados de Morena en San Lázaro y futura aspirante al Palacio de Enríquez 2018, Rocío Nahle.