imagotipo

¡Así sí! / La Creme de la Creme / Eva Makívar

  • Eva Makívar

Un día como hoy, pero de 1947, nace el director de cine Steven Spielberg
En Holanda se puede pagar con sexo clases para aprender a conducir y eso “no puede considerarse como prostitución -afirmó el ministro de Seguridad y Justicia de Países Bajos, Ard van der Steur (del partido demócrata-liberal VVD)-, al fin y al cabo, los actos sexuales en este caso no se estarían pagando con dinero, sino con clases de conducir”, escribió en Twitter.

En Holanda, los atascos se producen en el carril bici, en lugar de en la carretera; dar clases de conducir a cambio de sexo es una realidad. Un ejemplo:

“¡Hola, bonitas mujeres sin carné (licencia) de conducir! Soy un hombre soltero y tengo mi propia autoescuela. A ella pueden acudir mujeres bonitas para sacarse el carné. El pack incluye todas las clases y los exámenes. La candidata elegida puede venir a las clases hasta que obtenga la licencia. La mujer que quiera asistir a mis clases deberá vestir ropa caliente (sexy), como medias con ligas. Puede responder a este anuncio si es de Vlaardingen, Schiedam, Delft, Rotterdam, Ridderkerk o Dordrecht; también si viene de más lejos, pero en ese caso tiene que venir sola desde la estación, aunque después de cada lección yo le puedo acercar a su casa. Puede contactar conmigo por e-mail”.

Y claro, también hay maestras que dan clases de conducir…

Uja, si aquí hubiera clases así, entones sí, el Nuevo Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México (antes DF) sería minuciosamente observado, ¡pues todos estarían prestos para tomar clases!
¡Que ya no nos pegue!

Dijo recientemente el papa Francisco que “el diablo castiga a México porque aquí se apareció la Virgen de Guadalupe y mostró a su hijo”.

Hace unos meses, creó polémica por una carta que envió a un amigo en Argentina, en la que expresaba su preocupación de que su país natal llegue a la “mexicanización” del crimen…

¡Auch!, lamentan. ¡Todo eso ya calienta!.. Ya no nos pegues Papa Pancho, acuérdate que somos tus anfitriones y que, como los padres que hacen el baile de quince años de sus hijas, hasta la camisa empeñaremos, si no pregúntale a los de la Fórmula 1…
¡Pues aguanten!

En enero y noviembre de este año, más de un millón y medio de personas “cruzaron ilegalmente” las fronteras de la UE. Entre julio y septiembre, más de 413 mil personas pidieron asilo en algunos de los 28 Estados Miembros.

Países como Grecia están desbordados y han tenido que pedir ayuda a Bruselas para gestionar los pasos fronterizos con Macedonia y para registrar a los refugiados que llegan a sus islas. Frontex, la agencia europea de fronteras, no da más de sí. No tiene el mandato, los recursos y la capacidad de vigilar los límites, de rescatar las embarcaciones y de procesar a los inmigrantes.

Por ello, la Comisión Europea presentó este martes su propuesta: crear la Guardia Europea de Fronteras y Costas, con más recursos, para movilizar hasta mil 500 guardacostas europeos que en menos de 72 horas intervengan en lugares en los que haya una crisis migratoria, incluso si el Estado Miembro afectado se niega.

La idea de esta nueva agencia es contar con una especie de cuerpo europeo de policía de fronteras…

Mjá, ¿y creen que con eso van a parar la migración de la gente de los países que ellos mismos explotaron durante siglos y que siguen explotando?..
¡Qué honor para esa estrella!

El nombre del famoso escritor Miguel de Cervantes fue el ganador para bautizar una estrella que desde ayer lleva su apellido, y los personajes clave de su novela más internacional dan nombre a los cuatro planetas que orbitan esa estrella: Quijote, Rocinante, Sancho y Dulcinea.

La propuesta cervantina responde a una iniciativa de la Sociedad Española de Astronomía, organizada por la Unión Astronómica Internacional (IAU, por sus siglas en inglés).

En ella se votaron propuestas de todo el mundo, con el fin de poner nombre a 14 estrellas y 31 planetas orbitando en torno a éstas, que se han descubierto en los últimos años.

¡Oh!, así iniciaría el Quijote de la Mancha su historia en este siglo, desde su ipad:

En un lugar del cosmos de cuyo nombre sí quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo en una cinco picos…