imagotipo

Atajando El Tajamar / Juego de Palabras / Gilberto D’ Estrabau

  • Gilberto Destrabau

Los miembros del equipo de información del Gobierno federal recuerdan –y aún viven en carne propia– la ingenuidad con que cayeron en la trampa de Ayotzinapa, y no están dispuestos a que se repita con el malecón Tajamar de Cancún. Ya llevan 14 días en que salen como tigres hidrofóbicos a defender la administración Peña de cualquier cargo por ecocidio, y a sujetar firmemente las culpas que haya sobre los hombros de los responsables, los panistas que gobernaron México entre los años 2000 y 2012.
El Malecón Tajamar Cancún

El Malecón Tajamar Cancún, que promueve el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), se concibió en el año 2000, al inicio del Gobierno del panista Vicente Fox. Tiene una superficie de 78 hectáreas destinadas a ser ocupadas por condominios, oficinas y centros
comerciales.

Durante 16 años Fonatur invirtió 520 millones de pesos de dinero público en la construcción de vialidades, guarniciones y banquetas; la instalación de drenaje sanitario y pluvial; la electrificación y el alumbrado público; y la lotificación de los terrenos en venta, y al comenzar este año empezaron a chapear la vegetación del manglar, y a rellenar 50 hectáreas pantanosas. Y es que efectivamente, Fonatur cuenta con los permisos la autorización en materia de impacto ambiental para las obras de urbanización y para cambio de usos de suelo en terrenos forestales, ambos expedidos por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), pero esos permisos vencen el próximo 8 de febrero.

Así que los chapeadores y los buldozers entraron al manglar como invasores extraterrestres, sin preocuparse por cocodrilos, serpientes o aves. Y esto provocó el surgimiento del grupo “Salvemos Manglar Tajamar”, -que acusó a las autoridades de ecocidio –pues no habían sido reubicados 13 especies protegidas que habitaban el lugar. Para empezar, lograron que un juez federal ordenara la suspensión del relleno en Tajamar, hasta que se resguarden todos los animales que lo tienen por hogar.
Política, especie desprotegida

Es aquí donde la política alzó su fea cabeza. Como se sabe, el próximo cinco de junio habrá elecciones para gobernador en Quintana Roo y el PAN, golpeadísimo por el asunto de la narcodiputada sinaloense, y el PRD, en trance de expulsar al senador Fidel Demedicis por que se le acusa de estar detrás del asesinato de la alcaldesa de Temixco, Gisela Mota, consideraron  que envolver al gobernador Borge y al Gobierno de Enrique Peña en un escándalo de monumental agresión al medio ambiente como el de Tajamar, podría desviar la atención pública y mejorar sus posibilidades en las urnas.

La misma estrategia de Ayotzinapa, afortunadamente con solo lagartos y culebras como víctimas.

Pero, como decíamos al principio, aquella lección está bien aprendida por las huestes de Eduardo Sánchez, y en cuanto se descubrió el remake de la trampa igualteca, salió toda la documentación pertinente y se pudo señalar a quienes autorizaron la destrucción de Tajamar y su inmenso hábitat silvestre. Con todas sus letras, el panista Vicente Fox Quesada, presidente de la República entre 2000 y 2006, quien autorizo inicialmente el proyecto, y Felipe Calderón Hinojosa, presidente de la República entre 2006 y 2012, quien ordenó a la Semarnat conceder los permisos de impacto ambiental y cambio de uso de suelo.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com/
Sitio Web: juegodepalabras.mx