imagotipo

Axolote, especie endémica de Xochimilco

  • Héctor Luna de la Vega

  • Héctor Luna de la Vega

Axolote proviene del náhuatl axolotl, “monstruo marino”, especie endémica de Xochimilco, la cual se encuentra en peligro de extinción y ello es verdaderamente una desgracia tanto para el equilibrio ecológico como para la representación mitológica y para la ciencia de una especie acuática, la cual nos muestra una etapa de la evolución de la vida en el planeta.

En septiembre de 1987 el Servicio de Pesca y Vida Salvaje del Departamento del Interior de Estados Unidos de Norteamérica entregó su reconocimiento a la delegación Xochimilco por haberse atraído a la Gallareta Americana y al Martín Pescador sin avistamiento en varios años y haberse incrementado la población de los axolotes, habiéndose contabilizado seis mil individuos por km2 en 1998 para caer a mil axolotes por km2 en el 2000 tener 100 en 2004 y solo 36 en 2014.

El proceso de recuperación se inicia con el Plan Lago de Xochimilco, convocando a diversas instituciones de investigación hidráulica, de producción pecuaria, piscícola, arqueológica y turística. Como producto del fatídico terremoto de 1985, ocurrieron agrietamientos en canales de la zona chinampera del pueblo de San Gregorio Atlapulco, atrayéndose a la Organización de las Naciones Unidas para la Cultura y la Alimentación, FAO.

Ésta financió la participación de consultores de múltiples especialidades de diversos países concatenados con múltiples conocedores nacionales, coordinados por el ingeniero Gerardo Cruickshank García, entonces vocal ejecutivo de la Comisión del Lago de Texcoco. Se trazó el proyecto FAO Xochimilco-Tláhuac, para la restauración a grietas y aportar un programa múltiple para recuperar el Lago de Xochimilco. Los trabajos fueron de 1986 hasta abril de 1988.

Colateralmente se procuró el reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, con la firme interactuación del doctor Alberto González Pozo, por la UNESCO, y la Delegación de DDF de Xochimilco, obteniéndose en diciembre de 1987 el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad.

Se culminó el proceso de recuperación, mejorando la calidad del agua, los procesos productivos agrícolas, fundamentalmente verduras y legumbres, la producción piscícola entre estos el axolote. Por su aporte alimentario Felipe II de España en 1559 otorgó la denominación de Noble Ciudad de Xochimilco.

En 2010 para conservación y producción bajo la coordinación de Alberto González Pozo, con eje en la Universidad Autónoma Metropolitana, condujo los trabajos bajo la denominación ELas Chinampas de Xochimilco al despuntar el siglo XXI: inicio de su catalogación”, impulsando con el Instituto de Biología de la UNAM bajo el criterio de salvar el entorno, salvar el axolote, además de abundante documento de National Geographic.

Al haberme correspondido junto con Alberto González Pozo la recuperación del Lago de Xochimilco y su registro ante la UNESCO como Patrimonio del Mundo, me genera una gran desilusión cómo estamos perdiendo lo importante y dejando de hacer lo fundamental por dedicarnos a temas secundarios. Xochimilco como zona desarrollo y especies muy significativas como el Axolote, nos merecen el máximo interés en su recuperación y sustentabilidad, para beneficio de la ciudad capital, los mexicanos y el mundo.
hectorluna2026@gmail.com