imagotipo

Ayotzinapa: Nuevas dudas / Pedro Peñaloza

  • Pedro Peñaloza

La democracia es un lujo del norte. Al sur se le permite el espectáculo, que eso no se le niega a nadie. Y a nadie molesta mucho, al fin y al cabo, que la política sea democrática, siempre y cuando la economía no lo sea.

Eduardo Galeano

1. Castillo de naipes. El grupo interdisciplinario de expertos independientes (GIEI) ha considerado necesario “reentrevistar” a todos los militares cuyos nombres fueron propuestos como testigos claves de diferentes hechos relacionados con la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa hace 14 meses. Mencionó Alejandro Valencia.

La narrativa de la PGR no convence al GIEI puesto que, recordó Valencia, el 26 de agosto y el 11 de septiembre pasado, once militares dieron su declaración o ampliaron la misma ante la Procuraduría sin que se les informara a los expertos de ésta diligencia. Valencia continuó enfatizando que “el grupo ya analizó sus declaraciones, sin embargo debido a la forma como se toman no se sabe que preguntó el Ministerio Público en tales entrevistas; sus declaraciones dejan igualmente muchos aspectos claves pendientes por profundizar”.

El GIEI ha informado que ya preparó el cuestionario para las nuevas entrevistas con los militares, aunque reiteró la necesidad de estar presentes para poder valorar la información y en su momento poder contrapreguntar. Asimismo, el grupo de expertos preciso que “no estamos en contra de que las declaraciones las tomen personal de la PGR, lo que queremos es estar presentes para poder tomar en cuenta las respuestas y hacer la diligencia algo mucho más efectivo”, complementó otro miembro del GIEI, Carlos Beristain. Al momento de escribir estas líneas no se ha informado de la respuesta de la PGR o de alguna otra instancia oficial.

2. ¿Se tambalea la “verdad histórica? Por si lo anterior no fuera suficiente, en el incisivo proceso de deslegitimar y fracturar la versión oficial, ahora el propio GIEI dio a conocer el resultado de un estudio meteorológico, que a petición de los expertos realizó la PGR, el cual arrojó que la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre en 2014 llovió en Iguala, que aunque no se obtuvieron registros de Cocula, el informe señala que los pronósticos e imágenes de nubes muestran en esa zona un perfil similar que en Iguala. El GIEI también recuerda que pidió a la PGR fotografías satelitales de esas fechas, las cuales muestran un solo punto de incendio en el Estado de Guerrero, el cual no corresponde a las coordenadas de Cocula.

Epílogo. Los puntos planteados por el llamado grupo de expertos ponen en la mesa de discusión dos vertientes cruciales para desentrañar misterios y verdades generalizadas. El primer punto podría dar claridad del papel que jugaron los militares de la zona y con ello transparentar el rol de las fuerzas armadas. El segundo, es extraordinariamente importante puesto que es evidente que el gobierno y sus fuerzas de inteligencia debieron haber realizado los estudios satelitales que mostraran si hubo o no tal incendio en el basurero de Cocula, si lo realizaron y lo ocultaron resulta grave, pero sino lo realizaron, exhibirá una absoluta impericia y carencia de profesionalismo del grupo gobernante.

El Gobierno tiene que responder los cuestionamientos y hacerlo ya, sino la bola de nieve llegará gigantesca a 2018 y es evidente que no le conviene al grupo peñista, al menos que apuesten al desgaste y al olvido. Claro, también existe la posibilidad de que en la Casa Presidencial no sepan que hacer. Y eso nos dibujaría un escenario más que grave. Todo es posible.

pedropenaloza@yahoo.com

Twitter: @pedro_penaloz