imagotipo

Ban Ki-Moon, Secretario General de las Naciones Unidas

  • Ban Ki-moon

Mensaje con ocasión del Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico

 

Hoy, como cada día, perderán la vida más de tres mil 400 personas en las carreteras del mundo, muchas de ellas hombres y mujeres jóvenes que apenas acaban de comenzar su vida adulta. El Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico es una oportunidad para reflexionar sobre esta trágica pérdida.

También es una ocasión para ampliar las iniciativas de prevención de estas muertes y de las innumerables lesiones derivadas de los accidentes, lo que supone mejorar la calidad y la seguridad de las carreteras y los vehículos, evitar el exceso de velocidad y la conducción en estado de embriaguez y promover enérgicamente el uso de los cinturones de seguridad, los cascos de motocicleta y los asientos de coche para niños.

Debemos centrarnos asimismo en la respuesta después de los accidentes, tema al que se dedica este año el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico. Podemos salvar vidas y reducir los casos de discapacidad proporcionando oportunamente a los heridos atención de urgencia, mejor tratamiento médico y asistencia psicológica, y prestándoles cuanto antes servicios de rehabilitación.

Hoy en día, son demasiados los países que no prestan atención eficaz a las víctimas de accidentes de tráfico tras los siniestros, y muchos tampoco los investigan a fondo ni ofrecen una reparación justa a los heridos y demás afectados.

En el mundo existen grandes disparidades en el acceso a la atención de urgencia. En torno al 90 por ciento de las víctimas por accidentes de tráfico, se producen en países de ingresos bajos y medianos, en los que, si los sistemas de atención de urgencia de heridos graves alcanzaran el nivel que tienen en los países donde mejor funcionan, se calcula que se podrían salvar unas 500 mil vidas al año.

La mejora de la respuesta después de los accidentes es fundamental para lograr la meta 3.6 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, consistente en reducir un 50 por ciento el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico para 2020. En este día mundial, en que honramos a quienes mueren o resultan heridos cada año, adoptemos las medidas necesarias para que nuestras carreteras sean seguras para todos.