imagotipo

Banxico y Hacienda dan señales para la estabilidad económica / Jorge Sánchez Tello

  • Jorge Sánchez Tello

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público y el Banco de México han hecho un anuncio de gran importancia, ante el contexto de la gran volatilidad generado a nivel internacional por muchas variables que han afectado al peso.

Ante este escenario, se anuncian medidas con un importante mensaje sobre la política monetaria (Banco de México) y política fiscal (SHCP), con el objetivo de dar un mensaje hacia la comunidad financiera y en general al país de que existe un compromiso claro por parte de la Secretaría de Hacienda en el manejo responsable de las finanzas públicas y el compromiso del Banco de México de mantener la inflación en el rango del 3 por ciento (más o menos 1 punto porcentual).

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público anunció un recorte al gasto público por un monto de 132.3 mil millones de pesos, de los cuales 100 mil millones serán recortados en Pemex y el resto en gasto corriente.

Es una cifra considerable, aunque si se compara con la cantidad de pasivos laborales que enfrenta la paraestatal, el recorte a Pemex es relativamente pequeño. Los cálculos actuariales más recientes realizados por la SHCP dicen que el pasivo laboral de Pemex ronda 1.7 billones de pesos, cerca de 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

Sin embargo, si los pasivos de Pemex los asume el Gobierno federal como deuda pública, no pone en riesgo las finanzas del país, pues se trata de un traslado contable, ya que esos pasivos ya son deuda del Estado. Así que es buena señal que se dé un recorte a Pemex, porque envía un mensaje hacia los inversionistas de que hay la intensión de continuar con la reforma a la paraestatal.

Será hasta la próxima semana que Pemex anuncie cómo va a realizar sus ajustes, porque es probable que necesite de alianzas para obtener el capital que le permita mantener su plataforma de producción y tratar de hacerse una empresa más eficiente. Aunque hay que señalar que Pemex es solvente de acuerdo con sus reservas de hidrocarburos. Lo más importante por destacar de este recorte es que no se afectarán las áreas de seguridad nacional ni los programas de desarrollo social, los cuales son de gran importancia para el contexto que vive el país.

El ajuste al gasto corriente de las dependencias del Gobierno federal se concentra en el gasto corriente. El total del recorte anunciado por Hacienda equivale a aproximadamente 0.7 por ciento del PIB e implica que el Gobierno asume un claro compromiso de mantener un equilibrio en sus finanzas públicas y tratará de evitar un mayor endeudamiento. Es un recorte similar al del año pasado como proporción del PIB que fue del 0.7 por ciento, aunque este nuevo recorte está más enfocado en Pemex.

Por otra parte, el Banco de México ha tenido un comportamiento ejemplar, ha subido su tasa de interés de 3.25 por ciento a 3.75 por ciento. Esto significa que ante la excesiva volatilidad que ha presentado el mercado de divisas y que no tienen congruencia con el buen comportamiento que ha tenido la economía de México, y sobre todo por la baja inflación que se tuvo el año pasado, Banxico tomó la decisión de subir la tasa para mandar un mensaje contundente para que el valor del peso tenga una mayor congruencia con las buenas bases macroeconómicas que tiene el país. En relación al cambio en las subastas, se modificó el mecanismo, porque se tenían intervenciones que ya eran predecibles y se ha cambiado a intervenciones que son discrecionales, pero esto no significa que Banxico vaya a intervenir por intervenir, sino que se realizará cuando el tipo de cambio no esté apegado a la realidad de los fundamentos económicos del país.

El mensaje de manera coordinada de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y Banco de México es buscar darle mayor estabilidad al peso y sobre todo mantener la meta inflacionaria. Al final, el alza de la tasa de interés hará menos atractiva la especulación del peso, a través del financiamiento en nuestra moneda y después convertirlo en dólares, y se espera con esta medida estabilizar el tipo de cambio; aunque si la volatilidad continúa, el Banxico ha dado la señal de que puede contener cualquier riesgo inflacionario utilizando su principal herramienta en la política monetaria: la tasa de interés.

El mercado ha recibido muy bien estas medidas y ayer el peso tuvo uno de sus mejores días desde 2011, al apreciarse 3 por ciento ante el dólar. Esto indica que los inversionistas, a pesar de la volatilidad internacional, siguen respaldando las acertadas decisiones en materia de política monetaria y fiscal que está realizando nuestro país.

Con estas medidas México pretende diferenciarse de varios países, especialmente en América Latina, que han tomado medidas irresponsables en cuanto al gasto y en sus finanzas públicas, como Brasil, Argentina y Venezuela. México ha tenido un buen comportamiento en sus variables macroeconómicas y estas políticas van a continuar.

Jorge Sánchez Tello es

economista e investigador

asociado de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef)