imagotipo

Bazar de cultura

  • Bazar de la cultura: Juan Amael Vizzuette Olvera

Wenses y Lala, teatro para la realidad

Ahora estamos aquí, el Wenses y yo, porque les vamos a hablar de nosotros, de nuestra vida, de nuestro amor, de cómo nos conocimos, crecimos, nos enamoramos, nos amamos, vivimos juntos… Y morimos. Porque deben saber que estamos muertos”, dice con su acento norteño la protagonista de “Wenses y Lala”, de Adrián Vázquez, una obra de teatro inusual para nuestra época, porque sus personajes permanecen unidos a través de los decenios, a despecho de los golpes que les inflige una sociedad que cambió para mal.

Para crear a los protagonistas de “Wenses y Lala”, Adrián Vázquez se basó en la historia de sus propios padres: Wenses y Lala se conocen en la niñez y se quieren durante toda la vida. La anécdota recuerda al personaje de Frank Capra que encarnaba Gary Cooper en “El señor Deeds va a la ciudad” (EU, 1936). “Mis padres fueron muy afortunados”, reflexionaba Deeds cuando veía el moderno mundo urbano, donde imperaba el cinismo.

Un joven veterano

Adrián Vázquez se encontró con su vocación teatral a través de un curso que en la Casa de Cultura de Tijuana impartía el maestro Hebert Axel González. Luego estudió la Licenciatura en Teatro en la Universidad Veracruzana. Desde sus comienzos, se convirtió en un profesional hiperactivo e incansable. Como histrión trabajó en Xalapa bajo la dirección de Rodrigo Carrillo Tripp, Abraham Oceransky, Fernando Yralda, Martín Zapata y Adriana Duch, entre otros.

Su semblanza informa que en 2005 Adrián Vázquez debutó como director con la pieza “¿Una foto…?”, de Eduardo Rovner. Esta obra representó a la prestigiosa Universidad Veracruzana en el XIII Festival de Teatro Universitario, que organizó la Universidad Nacional Autónoma de México. “¿Una foto…?” obtuvo las preseas a la mejor actuación masculina y a la mejor dirección escénica.

Ese mismo año, Adrián Vázquez representó al Estado de Veracruz con “Los días de Carlitos”, obra de su propia autoría, en la XXIX Muestra Nacional de Teatro en Ciudad Juárez, también en la VI Muestra Nacional de la Joven Dramaturgia en Querétaro, y en la Muestra Nacional de Teatro “De península a península” en Hermosillo.

“Wenses y Lala”, cuenta Adrián Vázquez a esta columna, se estrenó en 2014: “Es la historia de una pareja que se conoce desde la edad más temprana. Desde la infancia hay algo que los une, y pese a la desgracia, logran permanecer juntos”.

Dice la reseña de Mejor Teatro: “Lala, una mujer encantadora, dicharachera, alegre y platicadora, nos da la bienvenida y nos presenta a su Wenses, un hombre callado, tímido, noble, leal y valiente (…) ‘Wenses y Lala’ es uno de esos fenómenos teatrales que empezó con una temporada muy cortita en el Teatro de La Capilla, en Coyoacán, pero tal fue el impacto que causó que las funciones se extendieron y extendieron hasta sumar cuatro temporadas en ese mismo espacio”.

La flamante obra llegó al Centro Cultural del Bosque, donde llenó las butacas en todas sus funciones. Vino luego el peregrinaje por diversos foros capitalinos, tras lo cual la compañía se fue de andariega a varios estados de la república, siempre con el favor del público.

Posiblemente, la buena acogida para “Wenses y Lala” se deba a que sus protagonistas son seres que se quieren mutuamente, que quieren a la familia y que quieren también a la gente. Lo demuestran en las interacciones con el público, que establece rápidamente la empatía con los dos personajes. Así se vuelven entrañables, incluso inolvidables.

”WENSES Y Lala”, una obra sobre la realidad actual.

”WENSES Y Lala”, una obra sobre la realidad actual.

Una obra sobre el optimismo

El autor define a su obra esencialmente como una comedia: “Es una comedia divertida, irreverente, ácida, con tintes de humor negro. Con dos personajes optimistas, que le ponen una cara optimista a la vida, a fuerza de amarse”.

Cuando se le pregunta si es verosímil que un matrimonio permanezca unido a lo largo de tantas décadas, Adrián Vázquez contesta: “Esta obra está inspirada en el amor que durante 43 años han vivido mis padres. Creo que es posible si se encuentra a la persona adecuada. Quizá si le apuesta uno al amor. Hoy estamos acotados por las nociones de que lo valiosos está en lo inmediato, en lo efímero”. El artista, quien interpreta a “Wenses”, piensa que la obra viene a demostrar que los pequeños detalles, las gentilezas mutuas, el cuidado que se dan el uno al otro cada día, consolidan los vínculos, son la expresión del amor en la vida cotidiana.

Teté Espinoza encarna a Lala, una señora extrovertida, tan franca y “confianzuda”, que de inmediato se pone a platicar con cuanta persona se encuentra; Wenses, su marido, tiene en cambio que realizar un esfuerzo enorme para decir unas palabras en público.

Wenses y Lala se merecían haber vivido en mejores épocas, pero les tocó un tiempo de calamidades, descomposición social y violencia, que les infligen pérdidas familiares, que los sumen en el duelo. Adrián Vázquez revisó las noticias sobre los hechos violentos que llenan tantos diarios y noticieros: “Muchas de estas anécdotas están inspiradas por el México que nos tocó vivir. Están inspiradas en las cosas que nos duelen y que nos hacen sentir afortunados por no ser una de las víctimas, pero no se puede ser insensible ante ellas. Los protagonistas se sobreponen a sus pérdidas y siguen viviendo la vida en forma muy loable”.

Las actuaciones depuradas, la escenografía espartana y los diálogos permiten que la obra mantenga su rigor. El entrevistado comenta: “La obra está diseñada para que no se convierta en un melodrama barato y burdo. Respeta la inteligencia del espectador, para que sea éste quien termine de descifrar la historia. Las situaciones están diseñadas para una retroalimentación con el público”.

¿Cómo reacciona el público ante los diferentes pasajes de la obra? El dramaturgo y actor responde: “En algunos momentos se conmueve, en otros lanza exclamaciones de horror. En las situaciones divertidas se ríe, incluso a carcajadas”.

DOS PERSONAJES, una banca y una vida bastan para crear una obra memorable.

DOS PERSONAJES, una banca y una vida bastan para crear una obra memorable.

Fortuna crítica

La crítica ha sido no solo favorable, sino entusiasta hacia “Wenses y Lala”. Jaime Chabaud, en un diario capitalino afirma: “Es una historia sencilla, breve, que toca el corazón del espectador, que lo estruja, lo arropa y lo arrulla”; Juan Carlos Araujo, en una revista electrónica opina: “Wenses y Lala es una delicia de presenciar, un honor aplaudir y una buena lección de cómo hacer buen teatro sin mucha parafernalia alrededor”. Roberto Marmolejo, en otra publicación, asevera: “una historia sin rebuscamientos; dos actores de mucha fibra; un genio detrás de este prodigio: Adrián Vázquez”. Mientras tanto, Ana Isabel Alcántara Montes y Erik López, en un cotidiano escriben: “Esta producción le apuesta a la pulcritud escénica entre trazo y gestualidad actoral, logrando el equilibrio entre forma y contenido. Wenses y Lala es un exquisito manjar de emociones, es alma y carne. Una obra para reír y llorar placenteramente hasta lograr la catarsis”.

Adrián Vázquez se muestra muy motivado por esta fortuna crítica: “Los comentarios son entrañables, van en el sentido de que es una obra sencilla, no simple, una obra que con muy pocos elementos crea toda una historia de vida. En ‘Wenses y Lala’ se advierte que la fuerza del teatro radica en la palabra y en el actor. Evita toda la parafernalia y las florituras, solamente hay dos intérpretes y una banca de madera”.

El entrevistado cuenta que algunos espectadores permanecen en el teatro cuando concluye la obra: “Hay personas que se quedan para decirnos que sus padres vivieron una historia de amor como la que aparece en la obra”; hay quienes llaman a sus padres para comentar con ellos los recuerdos que “Wenses y Lala” ha revivido.

Son numerosos los espectadores que regresan acompañados de amistades y familiares: “Hay personas que repiten hasta ocho veces y en cada ocasión llegan acompañadas de alguien diferente. Nos llena de orgullo saber que la obra funciona, que motiva a compartir la experiencia”, dice Adrián Vázquez, quien añade que la pieza fue seleccionada para aparecer en la famosa Cartelera Morris Gilbert.

“Wenses y Lala” permanecerá en cartelera ya solamente durante los martes de mayo, a las 20:30 horas, en el Teatro Banamex Santa Fe, lateral de la autopista México Toluca 1,235, Plaza Zentrika, Santa Fe, Cuajimalpa de Morelos, Distrito Federal. Teatro San Benito Abad Sábado 4 de junio a las 18:00 horas, función especial para apoyar a “Amigos peluditos”.