imagotipo

Bendiciones

  • Palabra: Terry Guindi

Estar bendito es que por causalidad estemos dotados de algún don, provistos de ese estado de buenaventura; es dirigirnos hacia un puerto deseado o el lugar que hemos fijado en algún proyecto, tal vez una meta de vida.

Considerar la bendición por encima de sus figuras representativas, sus íconos culturales o sus expresiones, es saber que se cuenta con el privilegio de conocer el camino, de haber tenido el tiempo, el trabajo y la fortuna de haber hecho coincidir nuestro yo observante con el proyecto de nuestra vida, sin que ello lo haga inmutable o inamovible.

El contar con la compañía de esa bendición, de ese estado de conciencia, otorga una fuerza peculiar y suficiente para sacarnos de los momentos de flaqueza que nos son comunes a los seres humanos, esos que a veces nos han desviado de lo trascendente.

En un sentido más preciso consiste en tener una razón o varias que den soporte y un por qué a nuestra existencia. Cuando las bendiciones coinciden en propósitos para muchos en algún momento que les es común, los beneficios se multiplican intensa y favorablemente.

Imagina que al unísono seamos capaces de generar vibraciones positivas en un mismo sentido, en un mismo instante, con un horizonte compartido, eso es ser testigo de la magia, es ser partícipe de algo superior. La manifestación de la energía positiva dirigida hace que la esperanza de todos circule en su entorno.

El secreto es considerar la importancia de reservar un lugar, un espacio, en estos hechos, es situarse e incluirse en los flujos enormes que acrecentan nuestro aprecio y lo llevan a magnitudes tan extraordinarias como esta mágica experiencia.

Evitando irreverencias, por encima de creencias, las limitantes, experimentar estas sensaciones hace crecer de dentro hacia fuera engrandeciendo el punto original, nuestro yo interno.

Asumir la tarea de este esfuerzo de pensamiento positivo en lo individual y sumarse al objetivo común de muchos es elevar la conciencia donde son inexistentes las fronteras.

Respetando las creencias de todos, hasta las ausencias de las mismas, es en estos casos donde se puede hacer cambiar el curso de acontecimientos y destino. Integrar todo esto que te he relatado al valor y significado de libertad, unidad y fe, enriquece aún más todo el proceso.

Confiar sobretodo en nosotros mismos, asumir un futuro posible y que compartan muchos otros, vuelca el empeño constructivo a una ruta y hace el sueño posible. Imagina solo por un instante, recuerda en muchos casos, la experiencia de haber pasado situaciones equivalentes; trae al presente la sensación de haber sido envuelto en ese flujo energético absolutamente perceptible que hace vibrar al alma y al corazón.

La bendición real de fondo es ser todos en uno en ese lapso preciso, arropados por la intención compartida y que es en sí misma lo que empodera.

Estos instantes reverberan objetivos; es el grito en voz alta por una comunidad al universo que hace más representativa la fuerza de la Ley de Atracción. Diariamente cuento mis bendiciones y tú amiga y amigo que me acompañas eres una de ellas.

¿Has considerado regresar a tus raíces?

¿Qué es para ti una bendición?

Te deseo un fantástico viaje, recuerda observar tu palabra que es mágica #piensaantesdehablar

Visita mi página www.realizate.com

Twitter@TerryGuindi