imagotipo

Beneficios de la lectura profunda

  • Leer la clave del poder: Andrea Balanzario Gutiérrez

Este tipo de lectura es justo lo contrario de leer en internet, en tabletas, teléfonos inteligentes o cualquier pantalla; lo explica mejor Alejandra Alonso: “La Lectura Profunda, al contrario de las lecturas superficiales que hacemos cuando estamos en internet, es una práctica en peligro de extinción, y una que deberíamos intentar preservar. Si desaparece, el desarrollo emocional e intelectual de las generaciones futuras (que están creciendo online) estará en peligro, tanto como la perpetuación de una importante parte de nuestra cultura: las novelas, poemas y otras clases de literatura que pueden ser apreciadas solo por lectores cuyos cerebros, literalmente, han sido entrenados para aprehenderlos. Aunque lo llamemos igual, la lectura profunda de libros y la lectura que realizamos al buscar información en la web son muy distintas, tanto en la experiencia que recibe el lector como en las
capacidades que desarrolla”.

Un tipo de lectura en peligro de extinción. Suena catastrófico pero las advertencias llegan justo a tiempo: la lectura superficial o, mejor conocida como “online”, modificará o anulará funciones intelectuales como la imaginación, si no pensamos un momento en las consecuencias de apenas los primeros veinte años de internet. A. Alonso continúa su reflexión “Cada vez hay más evidencia que sugiere que la lectura online podría ser menos comprometida y menos satisfactoria, incluso para los “nativos digitales” para quienes esto es tan común y familiar. Recientemente, por ejemplo, el Britain’s National Literacy Trust publicó un estudio que contó con 34 mil 910 personas jóvenes de entre ocho y 16 años. Los científicos reportaron que el 39 por ciento leen diariamente utilizando dispositivos electrónicos, pero solo el 28 por ciento lee materiales impresos todos los días”.

Nos advierten de todas formas y modos, unas amables, otras apocalípticas; no obstante, no aparece en el horizonte alguna forma de resistencia organizada, ni de las mamás, papás, y tutores, ni del sistema educativo mexicano. ¿Será éste un paso atrás… pasaremos como especie, del Homo Sapiens a un Homo analfabeta? Tú decides, continúas leyendo online o te compras un rico café, una rebanada de pay o pastel y le dedicas una hora al día a cualquiera de estos títulos: