imagotipo

Blinda Austria sus fronteras para evitar entrada masiva de inmigrantes

  • Jorge Sandoval

Jorge Sandoval G / El Sol de México

Corresponsal

ROMA, Italia. (OEM-Informex).- También en el Viejo Continente, no obstante la decantada “unidad europea”, hay quien construye muros. En el litigio casi cotidiano entre los países europeos para tratar de encontrar una solución común ante la crisis humanitaria representada por la continua y masiva llegada de inmigrantes procedentes del continente africano, también Austria se agrega a los países que resuelven la cuestión izando barreras de contención en la localidad del Brennero, en la frontera con Italia.

Y esto, para evitar que se supere el número de 35 mil prófugos que Austria tiene intenciones de acoger este año, y evitar las más de 80 mil solicitudes de asilo político como sucedió en 2015. Así lo explicó el presidente austriaco Heinz Fischer, el cual no quiere hablar de “muros” sino de “gestión de la frontera”.

“Las medidas en el Brennero no prevén un muro o una alambrada de púas”, precisó Fischer, subrayando que la medida tiende solamente a “ejercer mayores controles para quien quiere entrar en Europa”.

La estructura para aplicar estas medidas tendrá una longitud de 250 metros e incluirá la autopista y la carretera estatal que une al país con Italia. En los próximos días se podrá contar además con un “centro de registración” para los inmigrantes, que podría entrar en función a partir de fines de mayo.

“La construcción de la barrera en el Brennero es un grave error porque viola las reglas europeas. No es erigiendo muros improvisados que se resuelven los problemas, que en cambio deben ser afrontados conjuntamente con espíritu constructivo”, se lee en un comunicado del ministerio del Interior italiano, en el cual se exhorta a Viena “a reconsiderar esta decisión que contradice el espíritu y la letra de los acuerdos europeos, además de la amistad entre Austria e Italia”.

Austria no es el primer país que adopta este tipo de medidas. Barreras, muros o simplemente mayores y severos controles en las propias fronteras han sido decididos entre Hungría y Serbia, Hungría y Croacia, Eslovenia y Croacia, Bulgaria y Turquía, Polonia y Eslovaquia, mientras que límites y cierres han sido impuestos en Alemania, Dinamarca, Francia, Noruega y Suecia, entre otros países.