imagotipo

Bofetadas

  • Pedro Peñaloza

“Podemos evadir la realidad, pero no podemos evadir las consecuencias de evadir la realidad”

Ayn Rand

1. En México, de cada 100 personas solo 45 leyeron al menos un libro durante los pasados 12 meses, mientras el tiempo que dedicaron a leer fue de 38 minutos (INEGI).

2. La Tasa de Desempleo de los graduados es más alta que en otros países comparables, los salarios son más bajos y las diferencias tienen más que ver con la procedencia social que con el desempeño académico. La brecha de exclusión también radica en el campo de estudios: ingenieras o medicina son las carreras con mayor tasa de inserción y las ramas de humanidades o ciencias puras, las que menos. En México, dos de cada cinco universitarios menores de 30 años no tienen empleo o trabajan en la informalidad. El 30 por ciento de los desempleados tiene formación superior, el doble que a principios de la década pasada (¿Profesionistas del Futuro o Futuros taxistas? Los Egresados Universitarios y el Mercado Laboral en México).

3. Los niños en México viven en condiciones de alta marginación y con rasgos alarmantes de vulnerabilidad. Por ejemplo, 53.9 por ciento viven en pobreza, 63 por ciento de quienes tienen entre uno y 14 años han sido sometidos a alguna forma de maltrato físico o psicológico por algún integrante adulto de su familia y 23 por ciento de niñas y niños entre cuatro meses y cinco años de edad presentan desarrollo no adecuado en al menos un ámbito (motriz, cognitivo o emocional).

A estos datos se añade que un 28 por ciento de niñas y adolescentes mujeres en zonas rurales se casaron antes de cumplir 18; 2.5 millones trabajan y 23.2 por ciento de las víctimas de trata de personas en 2014 fueron niñas, mientras que en 2015 en porcentaje se incrementó a 42.3 por ciento (CNDH).

4. Hay aproximadamente 50 mil comunidades que no tienen servicio de telefonía celular a pesar de que las empresas concesionarias “tendrían la obligación de ofrecerlo”; sin embargo, no les es costeable llegar a zonas donde el número de habitantes es de entre 400 y cinco mil personas. Las empresas no encuentran redituable poner una oficina con empleados y mantener los gastos de la administración, que va más allá de los costos de las antenas o de la infraestructura. De esta manera, a las comunidades se les está privando de su derecho a la comunicación (Ruth Orozco, de Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias).

5. Los delitos cometidos por los militares mexicanos involucrados en violaciones a los Derecho Humanos, han quedado prácticamente sin castigo. Entre abril de 2007 y febrero de 2017, unos 387 efectivos de la Sedena han sido investigados a partir de las recomendaciones de la CNDH; sin embargo, solo 13 por ciento (53) ha sido sentenciado. Los casos contenidos en los expedientes fueron por delitos de homicidio, lesiones, tortura, violencia sexual, desaparición forzada, abuso de autoridad y detención arbitraria. No perdamos de vista que se sigue insistiendo en aprobar una iniciativa para reglamentar las tareas de las fuerzas armadas en el combate contra el crimen organizado, no obstante que está comprobado de manera consistente que la presencia de las fuerzas armadas lejos de disminuir las violencias y el delito, lo potencializan.

Epílogo. En materia de Derechos Humanos “el Estado mexicano tiene un discurso un tanto esquizofrénico, pues mientras ante la comunidad internacional abandera, propone e impulsa políticas e iniciativas en favor de las garantías individuales, en lo interno el país vive desde hace tiempo una prolongada crisis de la impunidad y colusión de las mismas autoridades” (Tania Reneaum, directora ejecutiva de AI en México)

¿Seguirán las mayorías oprimidas poniendo la otra mejilla?
pedropenaloza@yahoo.com

@pedro_penaloz