imagotipo

Bolsas de plástico: un problema que podemos combatir

  • Aarón Irizar López

El pasado 3 de julio se celebró el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, conmemoración impulsada en 2008 por la Fundación Catalana para la Prevención de Residuos y el Consumo Responsable, en cooperación con ayuntamientos y empresas de la región.

Aunque carece de reconocimiento oficial, cientos de organizaciones ambientalistas y gobiernos de todo el mundo lo celebran, su objetivo es concientizar a la población sobre los impactos ambientales que tiene el uso intensivo de las bolsas de plástico en la vida diaria.

Todo tipo de artículos fabricados con plástico causaron contaminación durante su fabricación y están hechos con materiales que dañan el medio ambiente, sin embargo, la utilización de bolsas plásticas es una práctica que tiene mayores impactos, ya que todos los días miles de personas las consumen, generando una gran cantidad de basura.

De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), las bolsas de plástico tardan cerca de 400 años en degradarse y en los últimos sesenta años, hemos utilizado en promedio unas 200 bolsas por persona cada año.En México, se utilizan aproximadamente 20 millones cada día.

Los impactos ambientales ocasionados por estas bolsas son diversos. En las ciudades no sólo constituyen grandes cantidades de basura, sino que al desecharse indebidamente en las calles, pueden taponear el sistema de drenaje y alcantarillas, siendo una de las principales causas de las inundaciones en épocas de lluvia.

En el medio ambiente, pueden causar daños importantes en la tierra y mantos acuíferos, al despedir sustancias tóxicas durante su proceso de degradación. Asimismo, constituyen una fuente importante de contaminación en los ecosistemas, particularmente los acuáticos, en los que muchas especies mueren atrapadas en ellas o por asfixia al intentar ingerirlas.

Cada año 8 millones de toneladas de envases, botellas y bolsas de plástico llegan al mar y de continuar en este camino, en 2050 habrá más toneladas de estos materiales que peces y el 99% de las aves marinas habrán ingerido algún desecho plástico.

Muchos países han tomado acciones relativas al uso de bolsas de plástico. Bangladesh, por ejemplo, estableció una prohibición total para su producción y distribución; Antigua y Barbuda prohibió la importación de bolsas de plástico de un solo uso; e Irlanda aplicó un impuesto a su uso, lo cual ha derivado en una reducción de su consumo por persona de 328 a 21 bolsas per cápita.

En México la percepción de la ciudadanía indica que la mayoría está consciente de que el uso excesivo de bolsas de plástico constituye un grave problema para el medio ambiente, sin embargo, su uso sigue siendo amplio.

Resulta difícil prescindir de estos objetos que son de gran utilidad para la vida diaria, no obstante, realizar acciones para reducir su uso o reducir el impacto al medio ambiente.

Como ciudadanos podemos ser parte de la solución de este problema. En la medida de lo posible, procuremos dar la máxima utilización a las bolsas de plástico; podemos también sustituirlas por otras de tela que podamos reutilizar y que son ecológicamente más amigables; asimismo es fundamental separar la basura, así reducimos el impacto ambiental que pueden tener al llegar a los depósitos.

Senador de la República por el Estado de Sinaloa

@AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez