imagotipo

Buena opinión de México / Cuentas Claras / Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete

México recibió buenas opiniones de parte de la influyente Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, quien dijo que México es uno de los países que siempre califica para renovar la Línea de Crédito Flexible, e incluso está por arriba de los requisitos establecidos por el organismo financiero.

En la reunión de primavera del FMI y el Banco Mundial, Lagarde destacó que esta línea de crédito -que ronda los 70 mil millones de dólares- se otorga solo a ciertos países que calificanporque tienen disciplina fiscal y estabilidad macroeconómica. México, recalcó, es uno de los muy buenos ejemplos de cómo usar de manera inteligente un instrumento preventivo como una estrategia acertada para mantener los objetivos de su política económica.

Sin duda, este es un reconocimiento al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y al gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, quienes han podido sortear las tempestades en los mercados financieros internacionales sin utilizar la famosa línea de crédito del Fondo Monetario Internacional. Y en esto ha sido fundamental el esquema cambiario de libre flotación.

Lagarde dijo que este esquema cambiario ha funcionado como un escudo para absorber el impacto de la turbulencia financiera internacional. Es cierto, porque aun cuando ha habido períodos de inestabilidad cambiaria, la inflación está anclada y la economía sigue creciendo. El FMI estima que este año se crecerá a una tasa moderada de 2.4 por ciento y en 2017 de 2.6 por ciento.

Es una tasa moderada, pero mucho mejor que la que registrarán otros países de América Latina. Por ejemplo, para la economía de Brasil  -la mayor de la región- seanticipa una contracción de 3.8 por ciento,mientras que en Venezuela se espera una caída de 8 por ciento, país que podría tener una inflación de alrededor de 500 por ciento.

Para el conjunto de países de América Latina, el FMI estima una contracción de 0.5 por ciento este año y un crecimiento de 1.7 por ciento el próximo. Pero es posible que aumenten las salidas de capital de los países emergentes y los balances fiscales son débiles, es elevada la deuda privada y siguen bajos los precios del petróleo, por lo que se deben adoptar reformas estructurales, poner en marcha políticas fiscales positivas en función del crecimiento y mantener políticas monetarias que estimulen la demanda.

****

El Banco de México registró el año pasado un remanente de operación de más de 239 mil millones de pesos que serán canalizados al Gobierno federal. La Secretaría de Hacienda anunció que 167 mil millones de pesos se destinarán a recomprar deuda del Gobierno federal y a disminuir el monto de colocación, 70 mil millones de pesos irán al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios yel resto a otros rubros.

Hacienda también anunció una aportación patrimonial a Pemex por 26.5 mil millones de pesos y una facilidad a la empresa por 47 mil millones para el pago de pensiones y jubilaciones. Con esto, le otorga a la empresa liquidez por 73.5 mil millones de pesos. Además, se modifica el régimen fiscal aplicable a las asignaciones que opera Pemex, lo que implica que el pago de derechos de Pemex en este año se reducirá en alrededor de 50 mil millones de pesos.

En suma, todo este apoyo del Gobierno federal a Pemex incidirá en un mejor resultado de operación, la capitalización de la empresa y mayor liquidez inmediata. Sin embargo, esta ayuda no significa que Pemex dejará a recortar su gasto en 100 mil millones de pesos, como se había anunciado.
caro.navarrete@yahoo.com.mx