imagotipo

¿“Caballo negro” del PRI?

  • Pedro de León Mojarro

Decía don Jesús Reyes Heroles “Primero es el programa, después es el hombre”. Frase célebre hoy extraviada en partidos y organizaciones.

Lo que subyace es el reparto de candidaturas, puestos, sin más visión que la de “ganar el poder por el poder”.

Cada día suena más el nombre del doctor José Narro Robles como el “caballo negro del PRI” para ser el candidato a la Presidencia de la República.

Ante la coyuntura por la que actualmente atraviesa el país se vuelve imperativo pensar en un líder con capacidad de convocatoria experiencia administrativa y política, sobre todo con sensibilidad social y humana, que sea capaz de convocar al más amplio espectro de representaciones y fuerzas políticas.

La gobernabilidad no se puede recuperar de otra manera.

Un grupo grande de universitarios, investigadores, dirigentes políticos, entre otros, afirman, que sin duda alguna, el doctor José Narro cubre perfectamente el perfil descrito.

Una muestra aparentemente pequeña da cuenta de la calidad humana del secretario de Salud y ex rector de la UNAM, es la anécdota que cuenta el secretario de Agricultura José Calzada Rovirosa, publicada por el reconocido columnista Francisco Garfias:

“José Calzada nos contó una anécdota ocurrida en la Condesa, lo que ilustra la calidad humana del doctor José Narro Robles. Los titulares de la Sagarpa y de Salud comían en la terraza de un restaurante de esa colonia, cuando observaron, a unos cuantos metros, a una mujer extranjera con un niño en brazos.

No se veían bien.

El exrector de la UNAM se paró de inmediato de la mesa y se dirigió a la mujer. ¿Se siente bien?, le preguntó. “¡Nos acaban de atropellar!”, respondió la extranjera.

Narro vio el malestar del niño. Se movió para que a los dos les dieran atención médica inmediata. No tardaron en recibirla. La atónita mujer, agradecida, le dijo, sorprendida, “¿y usted quién es?”. El doctor le respondió: “Soy el secretario de Salud”.

Cuando Narro regresó a su mesa escuchó aplausos de los comensales.”

Narro está en el radar del presidente Peña Nieto para 2018. El comentario lo escuchamos en Los Pinos. Tiene enormes ventajas: no tiene cola que le pisen. Es un hombre honorable. No trae el fierro del viejo PRI. Conecta bien con los jóvenes y no suscita fobias.

Le comentamos a Calzada que lo que le falta al doctor es ser más grillo, tener experiencia política.

El político queretano reviró con una pregunta lógica: “¿No te parece que haber sido rector de la UNAM durante tantos años, sin tener grandes sobresaltos, es muestra contundente de que sí sabe de grilla?”

Efectivamente el Dr. Narro es un político que lo mismo convocaría a priistas, perredistas, panistas, y sobre todo a una gran mayoría de la población que es la gente sin partido y más aún con una fuerte aversión a los partidos, la política y los políticos.

En lo personal me gustaría que se declarara candidato ciudadano convocante a la más amplia convergencia de partidos políticos (desde el PRI hasta Morena) y organizaciones a conformar, previo acuerdo programático el Primer Gobierno de Coalición de México.

Con el doctor Narro se podría concretar la verdadera transición a un país más justo y equilibrado, con certeza jurídica, Estado de derecho, recuperando la gobernabilidad perdida en grandes franjas del país. Algo así como el Pacto de la Moncloa en España.

*Miembro de Unidos Podemos A.C. ZACATECAS

pedro_deleonm@hotmail.com

Pedro de León Mojarro

@Pdeleonm

www.pedrodeleon.mx