imagotipo

Cadena de valor

  • Abraham Vergara

  • Abraham Vergara

México continúa en una situación de estancamiento económico, el crecimiento en el 2016 fue cercano al dos por ciento y para el 2017 la CEPAL y el FMI calculan que será cercano al 1.7 por ciento; el IMEF por su parte pronostica 1.5 por ciento.

Existen ciertos factores que preocupan más; por un lado la recaudación de impuestos se ha incrementado y se encuentra en niveles elevados y podría decirse que hasta históricos, sin embargo, el gasto público, en específico el corriente, también se ha incrementado sustancialmente; no es inadecuado que el Gobierno gaste, lo ineficiente es que lo haga en rubros que no son productivos, esta situación se ha reflejado en los niveles más bajos de inversión pública.

Considerando este panorama inestable, es la empresa la que debe apoyar el crecimiento de la productividad y competitividad del país. Una estrategia para la empresa en este momento de incertidumbre económico, es constituir una cadena de valor, por ésta se debe entender la forma en que se desarrollan los procesos y actividades, esto es, encontrar los distintos eslabones que forman parte del proceso económico y comercial; inicia con la adquisición de la materia prima y llega hasta la distribución y venta del producto terminado, la característica esencial es que en cada paso del ciclo se incorpore valor al producto o servicio final y que el consumidor lo reconozca.

La finalidad de la cadena de valor es hacer eficiente y eficaz el proceso productivo, así como el funcionamiento de la empresa. Parte fundamental es el reconocer los mecanismos que permitan una reducción de costos y el adecuado aprovechamiento de los recursos (materiales, financieros y laborales) que permitan trazar los objetivos y estrategias en los beneficios financieros planteadas por la empresa.

Al mismo tiempo, la cadena de valor permite establecer una ventaja estratégica en favor de la empresa ante la competencia, ya que puede resumirse en un adecuado modelo de negocios basado en una propuesta de valor que beneficie al usuario, al cliente y a la comunidad en conjunto.

La cadena de valor en general presenta cuatro aspectos que la influyen. El primero es la integración; se entiende todas las actividades que se realizan dentro de la empresa, es decir, ningún proceso se realiza por empresas independientes a la misma.

El segundo aspecto a considerar es el ámbito de la industria, son los sectores industriales que se encuentran interrelacionados unos con otros formando las redes de competidores, por lo que se debe considerar el establecimiento claro y preciso de las estrategias para alcanzar las metas que se plantean al interior de la empresa.

Las variaciones tanto de los consumidores como del producto constituyen el tercer aspecto que se debe tomar en cuenta; éstas pueden afectar principalmente a las metas financieras que se pretenden alcanzar y con ello surgir la idea de disminuir la planilla de trabajadores buscando la minimización de costos, pero en perjuicio de la fuga de talento.

El último aspecto es la situación geográfica; se refiere a las regiones comerciales donde la empresa realiza actividades productivas y comerciales y donde se enfrenta a la competencia, por lo que las estrategias deben de estar perfectamente definidas.

No importando si la cadena de valor que se quiere establecer sea al interior o al exterior de la empresa, el establecer estrategias claras y metas alcanzables favorecerán el progreso y el bien común y en buena medida se podrá enfrentar de una manera más adecuada y con mayor fortaleza a la turbulencia de la situación económica que existe actualmente en el país.
Coordinador de la licenciatura de contaduría y gestión empresarial de la Universidad Iberoamericana.

abraham.vergara@ibero.mx