imagotipo

Caín y Abel…López / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

¿Quién es Abel y cuál es Caín?, eso lo juzgará la historia. Entre hermanos siempre habrá pleitos, descalificaciones y hasta acusaciones. Sin embargo, lo que pasa entre Andrés Manuel y Arturo López Obrador es digno de consignarlo cuantas ocasiones sea necesario.

“Traidor” –es decir: Judas- llama Andrés a Arturo. “Tirano” –es decir, Poncio- responde Arturo a Andrés. Tiene más peso el de la tiranía, porque como dice Arturo “yo nunca traicioné a nadie y él ya estuvo en tres partidos”. Duro y a la cabeza. Porque, en efecto, después de mostrar la volubilidad de sus creencias, el dueño de Morena ha impuesto su voluntad a diestra y siniestra. No admite cuestionamiento alguno y si a su alcance estuviera la guillotina, serían miles los descabezados.

La definición de Tirano, avalada por la Real Academia de la Lengua, dice: Que abusa del poder político y gobierna de manera totalitaria, sin limitaciones legales y, normalmente, actuando de forma corrupta y cruel. ¿Le recuerda el paso de Andrés Manuel por la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal?… ¡pues no está equivocado!

Para nadie es un secreto que el Tirano tabasqueño ordena hasta cómo deben caminar sus dominados. Una muestra es la forma en que trata a su hermano Arturo. Tampoco lo es que su obsesión de ser Presidente de México lo ha llevado a la cursilería de declararse “legítimo” y que miente con una facilidad que sorprende.

Habla de que los de la mafia nos roban 500 mil millones de pesos anuales. No documenta su acusación. ¿Cuál es Caín…? Acertó.

Twitter: @jesusmichelMx