imagotipo

Candidaturas o gobiernos de coalición

  • Rosamaría Villarello

  • Rosamaría Villrello Reza

Crece el debate sobre los gobiernos de coalición, tanto entre políticos como entre académicos e intelectuales. A estos últimos, les atrae la idea también de un candidato presidencial independiente para el 2018 mexicano.

Sin embargo, recurriendo a uno de los pensadores políticos más lúcidos a sus 92 años, Giovanni Sartori, en un capítulo de su último libro, traducido al español con el título de “La carrera hacia ningún lugar”, explica, desde su visión, por qué no está de acuerdo con los candidatos independientes y porqué tampoco deben darse candidaturas coaligadas.

No es la primera ocasión que el florentino trata este tema, pero no habíamos tenido una referencia tan actual a nuestros momentos políticos. Aunque se refiere a las experiencias italianas, se podría sin mucho esfuerzo, trasladar sus ideas al debate aludido en México.

Con las limitantes de mi comentario al respecto, Sartori dice que un independiente no lleva a ningún lugar. Porque si es verdaderamente independiente no puede comprometerse realmente y una persona que aspira a dirigir un Estado, debe hacerlo.

En cambio, se pronuncia por los candidatos partidistas, porque cada partido debe ir solo, porque así reflejan cuáles son sus tendencias y pueden tener una responsabilidad mayor. Y si es necesario, ir a una segunda vuelta. Hace una diferencia entre candidaturas de coalición con las que no está de acuerdo y Gobiernos de coalición, pues serían otra cosa, con las ventajas que deben tener los partidos más votados.

Al hacer estas referencias por el debate nacional, no se puede dejar de pensar en todo el proceso de España del cual, sin duda, habría que sacar varias lecciones y que tiene muchas lecturas en otro contexto.

Lo que a muchos nos queda claro es que México tiene que evolucionar: a reforzar su sistema con credibilidad o a cambiarlo, pero cualquiera de las opciones se ve casi imposible hacerlo a corto plazo. Esto no quiere decir que dejen de establecer desde ya determinadas reglas y acuerdos que permitan la indispensable gobernabilidad de un país tan complejo como el nuestro.

Por cierto que Sartori hace una referencia en una entrevista, a propósito de su publicación, en lo que ocurre en Estados Unidos, al señalar que a él le hubiese gustado más que se llamara “Del homo videns al homo cretinus” y que Trump es uno de los mejores ejemplos de ello. No es el único caso, agregó, pero es muy pertinente ante los sucesos en Estados Unidos.

Quién sabe si los políticos mexicanos de tantos partidos estén conscientes del riesgo que corren de las candidaturas de coalición, pero al leer a Sartori (el cual también ve un gran error la existencia de muchos partidos en las elecciones por su múltiple polarización) indudablemente no se puede más que estar de acuerdo, que una “coalición” de una candidatura del PAN y el PRD no llevará a ningún lugar, pues lo único que se pretende es ganarle al PRI a como dé lugar, sin importar las consecuencias de cuando se trate de formar Gobierno.