imagotipo

Carlos Sánchez y las injusticias de Televisa/América | ESTO y algo más | Pedro Peñaloza

  • Pedro Peñaloza

“Es justicia y no caridad lo que necesita el mundo”.

Mary Wollstonecraft

Se habla de que los futbolistas en México están muy bien pagados, que no les hace falta nada y que los tratan con algodones, sin embargo, la realidad es otra. Son múltiples los casos en dónde el jugador se ve impedido a ejercer su profesión por un accidente y el club lo abandona a su suerte, sin seguro, ni pensión, es decir, la lógica de los directivos con sus empleados es la del pañuelo desechable, expliquemos: una vez que no sirves y que produces más costos que beneficios te tiro a la basura. Los deportistas dependen totalmente de su físico y ante cualquier lesión están expuestos a abandonar su carrera, la cual les ha costado grandes esfuerzos y sacrificios, por eso es tan difícil alejarse de las canchas, una vida dedicada al esfuerzo y al trabajo.

Además, es complicado que el jugador pueda trabajar en otro ámbito que no sea el del futbol, ya que su juventud la consagró a los entrenamientos, a ser el más rápido, el más hábil, el más fuerte. De esta manera, son pocos los que al final están preparados para enfrentar la vida fuera del terreno de juego, algunos ahorraron sus salarios y pueden vivir sin carencias, otros invierten en negocios y siguen teniendo fuentes de ingreso, algunos otros estudiaron para ser entrenadores o preparadores físico, pero un gran porcentaje se ve en el desamparo total una vez que sus piernas no le funcionan o no le dan para más.

Ahora bien, es curioso que uno de los clubes más importantes del país, como el América, que gasta millones de dólares por temporada para traer a los jugadores más destacados y que está respaldado por una de las empresas que más factura como lo es Televisa, le dé la espalda a sus jugadores de una forma tan perversa. Un caso conocido en el cual el club dejó a su suerte a uno de sus jugadores es el caso Salvador Cabañas, el cual sufrió un percance en una discoteca de la ciudad lo que le provocó que tuviera que dejar las canchas prematuramente. Ahora, sin el apoyo de su equipo, al cual le dio grandes alegrías en momentos complicados para la institución, tiene que emplearse en cualquier trabajo en su natal Paraguay para poder sobrevivir.

Otro caso, pero con más agravantes, es el que vive hoy Carlos Sánchez, quien en un partido de Libertadores, que disputó el América contra el Flamengo de Brasil, sufrió un golpe en la cabeza que le ocasionó unos días después, en un entrenamiento con el equipo, un derrame cerebral que lo alejaría de las canchas y le haría abandonar su carrera en el futbol. ¿Qué fue lo que hizo el Club propiedad de uno de los hombres más ricos de México, Emilio Azcárraga Jean? Le fue reduciendo su contrato hasta ya no renovárselo más. Y como era de esperarse el América fue desvinculándose de su relación con su exdefensa, y todo eso a pesar que Yon de Luisa y compañía le habían prometido un trabajo en fuerzas básicas e integrarlo al sistema Teletón CRIT, pero nada le cumplieron.

Pero no fue sólo eso a lo que llegaron los directivos, no, sino ha sufrido diversas amenazas por parte del consorcio televisivo y hasta del propio hoy presidente de la federación Decio de María. El papá de Sánchez cuenta la anécdota: “Decio nos exigió guardar una conducta muy favorable hacia el club América al tiempo que nos advertía: No se les olvide que el contrato de Carlos Sánchez va a prescindir. Fuimos intimidados por todos ellos” (Proceso, 2038).

Carlos está intentando dar pelea legal por sus derechos, pero la lucha se ve complicada debido al poder con el que cuenta Televisa/América, sumando que el equipo tiene el apoyo de la FMF. ¿Dónde está la famosa Comisión del Jugador? Casos similares se viven diario en la Liga Mx, estamos lejos, muy lejos de poder ser considerada una liga de primer mundo, y por si fuera poco tenemos unos directivos rapaces, que solo ven por sus intereses. Normal.

Algo Más. La liguilla de futbol mexicano dio inicio, aquí no importan las estadísticas ni el torneo, cualquiera puede coronarse campeón. ¡Que viva la mediocridad!

pedropenaloza@yahoo.com / Twitter: @pedro_penaloz

/arm