imagotipo

Cazamigrantes / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Donald Trump y Ted Cruz quieren gobernar Estados Unidos. Su visión cortoplacista para satisfacer la xenofobia de algunos millones de “blancos-ojos-azules”, se enfoca en el vecino. Parece que en la Unión Americana ya no hay nada que les interese. No por lo menos a partir del próximo mandato. Los conflictos en Medio Oriente, los problemas en la Eurozona, la crisis de Asia encabezada por China, el armamentismo de la Rusia de Putin y la existencia del mal llamado Estado Islámico, dejaron de ser temas “interesantes” y “prioritarios” para el imperio yanqui.

Los dos republicanos que podrían alcanzar la nominación de los elefantitos republicanos, han centrado sus campañas en “cazar a los migrantes mexicanos”. A los ilegales. Y también a los legales. El empresario inmobiliario ya anunció la construcción de un muro “cuya factura pagarán los mexicanos” y el senador, nacido en Calgary, Canadá, de padres cubanos –ario, ario lo que dice ario no es- declaró que de llegar a la Casa Blanca deportará a los más de 12 millones de “extranjeros” que se encuentran sin “papeles”. Orondo y muy gringo, expresó: “La ley se tiene que cumplir. Duplicaré la patrulla fronteriza –con México, of course-, levantaré un muro y deportaré a los ilegales”.

¿Por qué los republicanos gastan pólvora en infiernitos y dedican su tiempo a atacar a los mexicanos?

Seguramente, los precandidatos republicanos son fundadores de Estados Unidos. Vaya, originarios. Y si es así, entonces deberían estar en una reservación, no pronunciando discursos de odio.