imagotipo

CdMx: Política de obstrucción en Morena

  • Jorge Galicia

Al clásico estilo de “fuera las instituciones”, esta semana los diputados del Partido del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) quisieron asaltar la tribuna de la Cámara Baja para tratar de impedir que se aprobara el nombramiento del diputado número cien de la Asamblea Constituyente y de esa manera provocar que los trabajos de este nuevo organismo se retrasen y se incumpla con el orden establecido para la redacción de la Constitución de la Ciudad de México.

Los argumentos con los que durante horas debatieron fueron tan simples y fuera de toda legalidad, que lo único que dejó en claro este grupo parlamentario es que esa será su tónica a seguir para oponerse y obstruir al nacimiento formal de la reforma constitucional que la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión aprobó en diciembre pasado en el sentido de modificar diversos artículos de la Carta Magna, por lo que desde ahora podemos adelantar que será la primera Constitución del siglo XXI, eso a pesar de la política de obstrucción que para este proyecto tienen preparado los morenos.

No es difícil adivinar las razones por las que Morena se ha opuesto al nacimiento formal de la Ciudad de México como entidad federativa, no si consideramos que el impulso definitivo de esta reforma la haya dado el actual jefe de Gobierno de la capital de la República, Miguel Ángel Mancera, quien desde el inicio de su gestión apostó a la negociación política con las demás fuerzas políticas representadas en las cámaras de Senadores y Diputados y el resultado está a la vista: CdMx.

Con el apoyo del PRD, la iniciativa del jefe Mancera pronto rindió frutos, hoy se dice que es una reforma de su autoría y sin duda pasará a la historia como el gobernante que impulsó y llevó a buen fin los trabajos que incluyen el cambio del estatus jurídico de la ciudad capital con una Constitución propia, otorgándole autonomía en su régimen interior, política y administrativa, además de cambiarle el nombre al Distrito Federal y hasta poder nombrar directamente a los titulares de la Procuraduría de Justicia y de la secretaria de Seguridad Pública, entre otros puntos a favor.

Es precisamente en la “autoría” de esta propuesta de reforma legislativa, donde está el meollo del asunto de la política obstruccionista de los morenos, Miguel Ángel Mancera y el PRD les ganaron la partida en este proyecto que de años atrás había tenido el empuje de los partidos de la llamada izquierda mexicana, pero a la hora de la repartición de cartas los experredistas y ahora convertidos en morenos no fueron invitados ni siquiera como observadores en el proyecto que secretamente cocinaron los del sol azteca. Por eso su oposición en contra a la hora de votar la reforma en el Congreso de la Unión, por eso la dilación en los trabajos para integrar la Asamblea Constituyente y su reglamento, por eso su oposición al nombramiento del integrante número cien de la referida Asamblea. Esa es la razón.

Por lo demás, no nos resta más que felicitar a quienes ya trabajan como diputados de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, en especial a la diputada María Gloria Hernández Madrid, del Estado de Hidalgo, quien al igual que muchos otros legisladores se integran al constituyente con la única finalidad de aportar sus conocimientos para dar vida a la primera constitución del siglo XXI, la cual servirá de marco para festejar el centenario de nuestra Carta Magna en febrero de 2017. Enhorabuena a todos por las aportaciones que hagan en pro de la CdMx.
jorgelgalicia@yahoo.com.mx