imagotipo

Cerca del precipicio

  • Pedro Peñaloza

Pedro Peñaloza

“La violencia es el último recurso para el incompetente”

Isaac Asimov

1. Nochixtlán punto de encuentro y de ruptura. Se abre el telón. Una Policía Federal, que fue “emboscada”, como lo sostiene su coordinador Enrique Galindo. ¡Caramba! Una policía de “elite” que carece de inteligencia suficiente para saber que terrenos pisa y a quien se enfrenta. Los ridículos dominicales acompañan a quienes manejan a esta corporación: primero difunden que las fotografías de policías disparando eran viejas, en seguida, para confirmar su inconsistencia, señalan que las huestes federales no iban armados y, finalmente, para cerrar el ciclo de la improvisación declarativa, admiten que sí estaban armados los elementos, pero que solo actuaron hasta el final del enfrentamiento. Versión desmentida por el reportero gráfico que difundió las imágenes de policías disparando desde temprana hora. Así, se repite un libreto que nos ha acompañado en distintos momentos históricos, en donde siempre se dice que la violencia provino de elementos “ajenos” a los protagonistas. La memoria debe ser refrescada, así fue en 1968 y en 1971, donde hasta la fecha, no hay pruebas que muestren que los agresores fueron ajenos al Gobierno.

2. Campañas mediáticas y realidad irrefutable. De poco sirvió, que los jilgueros del Gobierno, pagados y voluntarios, se esmeraran en expandir toneladas de litros de tinta y ciento de boletines verbalizados, para distorsionar los hechos de Nochixtlán. La incompetencia de los conductores del país se ratificó. No saben responder a la realidad viva, confían en los aparatos de dominación ideológica para subsanar impericias y torpezas. Hoy no fue distinto, desde Osorio Chong hacia abajo, las declaraciones iniciales fueron cantinflescas y titubeantes, no sabían que decir, recurrieron a las elípticas frases que se convierten en catecismo y ritos de políticos improvisados, el “Estado de Derecho” y el restablecimiento del “orden” fueron sus balsas para navegar en un mar embravecido, una vez más el grupo peñista reiteró que únicamente está preparado para lucimientos de pasarela, de fuegos fatuos, con públicos a modo y aplaudidores a sueldo. La crisis múltiple del país implica algo más, mucho más, que frases almidonadas y reacciones represivas primarias. Los tiempos del México volátil de hoy exigen talento, inteligencia e indudablemente visión de Estado. Entendemos que es mucho pedir para quienes solo han triunfado en ligas menores.

3. ¿Dialogar con delincuentes? Cuando estás líneas circulen, ya se habrá efectuado una reunión entre funcionarios de la Secretaría de Gobernación, enviados de la CNTE e intermediarios. Por supuesto, no sabemos el resultado de dicho encuentro, lo que sí tenemos claro, es que el discurso excluyente y soberbio de Aurelio Nuño estalló en mil pedazos. Claro, el joven imberbe dice que no está a discusión la Reforma Educativa, ya que para él, el diálogo en Bucareli es “político”. Seguramente los convidados de dicho encuentro abordarán temas como el clima, el comportamiento del dólar y la candidatura de Trump. Así de absurdo es el razonamiento del secretario de Educación. En realidad, estamos en presencia de una nueva ecuación en la lógica del Gobierno; habían creído que podían arrinconar a la CNTE con represión selectiva (y también masiva) y con la propaganda clasista de los medios de comunicación, especialmente del duopolio televisivo. Falló su andanada, y ahora se tienen que comer sus palabras y cambiar de tono en su relación con los maestros sublevados. Ya veremos.

Epílogo. El coctel de problemas en el país se muestra explosivo, el grupo político dominante oscila entre bandazos y torpezas, lamentablemente sigue insistiendo en una política autoritaria que únicamente puede llevar al país al precipicio de la polarización y violencia generalizada. ¿Insistirán?

pedropenaloza@yahoo.com/Twitter: @pedro_penaloz