imagotipo

Chana y Juana

  • Jorge Schiaffino

Durante doce años, el Partido Acción Nacional gobernó el país y tras promesas de cambio y dar mejores resultados,  esas administraciones no supieron aprovechar las condiciones económicas favorables para aumentar el nivel de vida de los mexicanos.

La alternancia, demostró que nuestras instituciones son sólidas y que el sistema de partidos sigue funcionando a pesar de los constante embates de sus detractores. Sin embargo, si algo nos dejaron las Presidencias de Vicente Fox y Felipe Calderón, son las aspiraciones presidenciales de las exprimeras damas.

Inmediatamente uno se pregunta sí el desarrollo democrático, la modernización del sistema de partidos, la transformación del sistema político, la lucha contra el totalitarismo o las banderas de una refundación del régimen de gobierno en México, no son dejadas de lado cuando, los dos únicos gobiernos de alternancia intentan o han intentado dejarnos como herencia que las ambiciones políticas de Marta Sahagun y ahora Margarita Zavala, se asemejan en sus aspiraciones por gobernar al país.

En México, existen mujeres capaces de asumir responsabilidades en todos los ámbitos incluyendo la política, pero uno se pregunta sí los valores éticos y morales de dos damas que vivieron del presupuesto público y aún gozan de apoyos presupuestales para desarrollar sus actividades, tengan o no legítimo derecho a buscar la Presidencia.

¿Cuál es la diferencia entre Marta y Margarita? ¿Son ellas el tipo de líderes que México necesita?

El PRI tan criticado durante sus años de hegemonía, jamás se planteó un escenario donde la cónyugue fuera apoyada en sus aspiraciones presidenciales, no hay indicios de que alguna exprimera dama hubiera manifestado este interés. Contribuye a la modernidad y a la evolución de la democracia, que un integrante de la familia que ocupa los Pinos, pretenda gobernar y como en estos casos sea la esposa del Presidente.

Es evidente que ambas, aprovechando los reflectores y su exposición en los medios de comunicación siendo primeras damas, les ha dado la plataforma para ser conocidas sin necesidad de hacer un gasto y por consecuencia, beneficiándose del erario rompiendo con la equidad y las reglas de financiamiento al que son sometidos todos los candidatos.

Acaso los recursos económicos, los integrantes del Estado Mayor, los vehículos, aparatos de comunicación y demás elementos que auxilian a Margarita Zavala, están siendo ilegalmente ocupados para financiar sus actos de promoción política personal, donde está la Fepade o el INE para que considere esta irregularidad y le sean contabilizados estos gastos, además de solicitar que se suspendan en caso de que continúe con sus aspiraciones políticas.

La ley es clara y esas son acciones no permitidas y sujetas de sanciones incluyendo al partido, ya que se están utilizando recursos públicos para fines personales.

Hasta ahora, no hay diferencia entre una y otra exprimera dama, pues inmoralmente se han valido de su posición en contra de todo proceso democrático.

Al tiempo.
Exlegislador

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx