imagotipo

Chapultepec, soluciones en consenso / Jorge L Galicia

  • Jorge Galicia

Segundos pisos, presupuesto participativo, aumento a la tarifa del metro, son algunos de los rubros en que los habitantes de la Ciudad de México han hecho valer su opinión como parte de un ejercicio democrático que han impulsado y, desde hace ya varios años, fue considerado como un derecho ciudadano dentro de la Ley de Participación Ciudadana del Distrito Federal.

Para muchos de los habitantes de la capital de la república la figura pareciera ser nueva por la poca difusión y casi imperceptible participación que han tenido en este tipo de ejercicios, para otros puede ser que los consideren insuficientes y probablemente hasta piensen que las consultas están amañadas o arregladas para legitimar algunas obras o actos políticoadministrativos que en su camino han encontrado controversias entre la población.

Lo cierto es que hoy, las consultas ya forman parte de los derechos políticos, no solo de los capitalinos, no, hoy todos los ciudadanos del país pueden organizar y realizar este tipo de ejercicios, ya que en la Reforma Políticoelectoral de 2014, aprobada por los legisladores de la LXII Legislatura, hoy este instrumento -propio de una democracia participativa- es una realidad en la Ley Federal de Consulta Popular.

También es cierto que en algunas consultas celebradas hasta ahora ha quedado la impresión que en sus resultados ha imperado el interés político y económico de sus promotores y que en ese interés muchas veces se ha abusado en el uso de este instrumento, pero afortunadamente –como en todo y poco a poco- el desarrollo de las mismas cada vez están mejor organizadas, cuentan con supervisiones de las autoridades electorales y, lo mejor, los ejercicios con estas características cada vez son más frecuentes y sus resultados van abonando a la credibilidad de los gobernantes, a la democracia y a la sana convivencia entre ciudadanos, porque se están alcanzando soluciones, eso es lo importante: soluciones.

Las consultas reglamentadas cuentan con pocos años en la vida de los capitalinos y son una novedad al interior del país, en Jalisco el año pasado se hizo una con el tema de la mariguana, pero lo verdaderamente relevante de éstas es que todo indica que “llegaron para quedarse” y, al igual que en países con democracias avanzadas y considerados del primer mundo, en México también estamos avanzando en la materia.

En ese contexto, de consultas y procesos consensuados, las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México, que encabeza Miguel Ángel Mancera, han lanzado una convocatoria de consulta pública a las organizaciones cívicas, vecinales, empresariales, industriales y vecinos en general que conviven en la periferia de la avenida Chapultepec, para definir juntos si están de acuerdo o no, en el proyecto para la construcción de un corredor cultural sobre la referida vialidad.

Aunque la consulta se ha programado para el 18 de octubre, hay indicadores que nos dicen que falta difusión al tema ya que todavía hay habitantes que desconocen, por un lado las características del proyecto y por otro, que en la consulta solo podrán participar quienes viven o tienen su negocio en esa zona de la delegación Cuauhtémoc, exclusivamente.

Sin duda el reto es doble, a las autoridades les corresponde garantizar la buena organización, mayor difusión a la obra y al ejercicio de consulta, y a los vecinos les toca informarse y participar. En conclusión, sean bienvenidas las consultas bien organizadas y las soluciones en consenso.

jorgelgalicia@yahoo.com.mx