imagotipo

China apuesta por la innovación

  • Qiu Xiaoqi | Embajador de China en México

  • Qiu Xiaoqi

“Puedes llamar a tu coche desde cualquier lugar y tu coche irá a buscarte”, dijo Elon Musk, cofundador y director ejecutivo de Tesla Motors. En la cerrada competencia por la conducción autónoma de vehículos, Google tiene la meta de vencer a los choferes, mientras Volvo anuncia que se responsabilizará de cualquier accidente que pueda llegar a ocurrir. Desde la mecanización hasta la electrificación y desde la informatización hasta la inteligentización, la revolución científica y tecnológica está liderando las transformaciones industriales y sociales y cambiando e influyendo de manera profunda en los modos de producción y vida de los seres humanos.

La historia mundial ha demostrado que la competencia interestatal es realmente una pulseada basada en sus capacidades científico-tecnológicas. Como consecuencia de la ralentización del crecimiento económico mundial y su recuperación débil, la economía china ha entrado en una nueva normalidad y padece dolores causados por recortes a su capacidad productiva y el ajuste estructural. La innovación científico-tecnológica está desempeñando un rol cada día más importante en la reforma del lado de la oferta y en el ajuste de la estructura industrial.

En mayo pasado, China publicó e implementó las Directrices de la Estrategia Nacional de Desarrollo Impulsado por la Innovación Científico-Tecnológica, documento en el que estableció tres metas: para el 2020, China se figurará entre los países innovadores; para el 2030, será uno de los más innovadores; y para el 2050, se convertirá en una gran potencia en innovación científico-tecnológica a nivel mundial. Hace pocos días, el Gobierno chino hizo público el Plan Nacional de Innovación Científico-Tecnológica para el XIII Plan Quinquenal de Desarrollo Socioeconómico (2016-2020), planteando la necesidad de establecer un sistema nacional de innovación eficiente y coordinado desde seis aspectos: Cultivar sujetos innovadores llenos de vigor; establecer de manera sistemática la red de centros innovadores de alto nivel; crear polos de crecimiento impulsados por la innovación y liderados por las industrias con alto contenido tecnológico; construir una red de innovación abierta y sinérgica; establecer una moderna estructura de gobernanza de la innovación; y formar un ecosistema favorable para la innovación.

Dicho plan ha sido un diseño de máximo nivel de China que toma la innovación científico-tecnológica como un conjunto, y una planificación integral hecha por China a partir de toda la cadena de la innovación a fin de que la innovación científico-tecnológica ponga la mirada en la vanguardia mundial, sirva a la economía, satisfaga las grandes necesidades del país y lleve la delantera en la competencia científico-tecnológica mundial. El plan refleja plenamente los hilos conductores de combinar el impulso por la demanda con el por la innovación, implementar la estrategia de desarrollo impulsado por la innovación y apoyar la reforma estructural del lado de la oferta, y la meta general de hacer de China una gran potencia científica y tecnológica del mundo. El plan también establece las principales tareas e importantes medidas para la innovación científico-tecnológica durante el próximo lustro que será de vital importancia para China.

“Realizar innovaciones con sus propios esfuerzos, lograr adelantos muy importantes, apoyar el desarrollo socioeconómico y liderar el futuro” han sido los principios guía de las actividades científicas y tecnológicas de China durante cerca de 15 años. La innovación científico-tecnológica ha inyectado nuevo vigor y nueva fuerza motriz al crecimiento económico de China, el mayor país en vías de desarrollo del mundo, y los frutos de la innovación han beneficiado tanto a China como al resto del mundo. Un gran número de productos innovadores, entre ellos, los vehículos alimentados con nuevas fuentes de energía fabricados por la empresa china BYD y los equipos de información y comunicación de Huawei, están sirviendo a los distintos pueblos del mundo. Los trenes de alta velocidad y las centrales nucleares de tercera generación se han convertido con tarjetas de presentación del país. Mientras tanto, las supercomputadoras, los cohetes portadores de la serie Gran Marcha y otras tecnologías de punta se han ganado elogios en el mundo por su rapidez, alta eficiencia y confiabilidad.

A lo largo de décadas, China ha realizado grandes esfuerzos para promover la cooperación internacional en materia de innovación científico-tecnológica. La diplomacia científica y tecnológica se está convirtiendo cada día más en un punto brillante de la diplomacia bilateral y multilateral del país. China ha entablado diálogos con las naciones desarrolladas en torno a la innovación y ha puesto en marcha el Programa de Asociación Científico-Tecnológica con otros países en desarrollo. Además ha participado activamente en los megaproyectos científicos internacionales, formando de esta manera un sistema de cooperación científico-tecnológica internacional multidireccional y de distintos niveles y múltiples canales que involucra a los principales países y regiones del mundo.

En el futuro, China seguirá persistiendo en planificar e impulsar la innovación con una visión global, implementará la estrategia de internacionalización de la innovación científico-tecnológica, hará esfuerzos para incorporarse a la red internacional de innovación y tomar la iniciativa para promoverla, participará de manera profunda en la gobernanza global de la innovación con miras a elevar completamente el nivel de internacionalización de la innovación científico-tecnológica.

En el nuevo quinquenio, China está dando pasos firmes para poner en plena marcha la poderosa fuerza motriz de la innovación independiente y la sinérgica y emprender una nueva marcha histórica hacia la innovación.