imagotipo

Cínicos e hipócritas | ESTO y algo más | Pedro Peñaloza

  • Pedro Peñaloza

¡Hay tantas cosas en la vida que son más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!

Groucho Marx

¿Quién en su sano juicio creyó que con la salida de Joseph Blatter de FIFA se acabaría la corrupción en el ente que controla el futbol? El balompié se ha convertido en uno de los negocios más rentables. Un ejemplo de ello, son las cifras ascendentes de sus ganancias, veamos: en 2007, obtuvo la nada despreciable cantidad de 800 millones de billetes verdes y, para 2014, sus beneficios llegaron a ¡más dos mil millones de dólares! Ahora bien, realizando un ejercicio sano de análisis y comparación, el lucro que obtuvo FIFA (reportado a las autoridades fiscales), en estos años mencionados, fue de cinco mil 137 millones de dólares, equivalente a dos veces y medio el presupuesto de la UNAM o al PIB de Haití o de Bahamas, eso sin contar sus reservas de mil millones en bancos suizos.

Todo iba viento en popa, los dólares fluían, los hombres de traje se sentían intocables, reyes del mundo. Sin embargo, tal vez por su ego o su ambición, los federativos cometieron un error trascendental en sus negocios, utilizar bancos estadunidenses para sus movimientos financieros, dejando a la luz sus fortunas no declaradas y dándole carne fresca al fisco de Estados Unidos. Es por eso que en mayo del 2015, el FBI, con más de cinco años formando el expediente, detuvo a siete directivos de FIFA acusados de recibir sobornos por más de 150 millones de dólares, empezando lo que a la larga se llamaría “FIFAgate”. Asimismo, funcionarios de la fiscalía suiza registraron la sede del organismo, para la búsqueda de datos que confirmaran la sospecha de irregularidades cometidas en la elección de las sedes de Rusia 2018 y Qatar 2022. Una vez destapada la caja de Pandora y recién reelecto presidente (con casi dos tercios de los votos de las federaciones), Blatter anuncia su negativa a seguir dirigiendo FIFA ante las presiones internacionales, principalmente de su viejo aliado Michel Platini y el primer ministro británico, David Cameron y la alemana Angela Merkel. El suizo estaba contra la pared.

La FIFA, con su reputación manchada y con la intención de buscar culpables, ordenó al comité de Ética inhabilitar a Sepp Blatter y a Platitni por ocho años de cualquier actividad relacionada con el futbol, esperando que esto pusiera fin al descredito internacional, mandando un mensaje de cero tolerancia a la corrupción y mayor trasparencia. De esta forma, terminaba el reinado de Blatter y comenzaba la del ítalo-suizo Gianni Infantino, secretario general de la UEFA y hombre de confianza de Platini.

Pero las promesas de limpiar el organismo de corrupción y de sobornos del nuevo presidente duraron poco. En días recientes, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) dio a conocer filtraciones financieras por parte de distintas empresas y personajes que formaron compañías offshore llamado el caso de, “Los Papeles de Panamá”. No han dejado de salir nombres de políticos, mandatarios, artistas, músicos, etc., con algún vínculo o conexión con firmas que evaden impuestos o lavan dinero. Y por si fuera poco, uno de los primeros nombres que aparecieron en las listas de clientes de Mossack Fonseca (despacho de abogados que se encargaba de manejar las cuentas y colocar las inversiones en paraísos fiscales) fue el de Infantino ¡ver para creer! Y si esto no fuera suficiente para mostrar que la FIFA sigue siendo una organización corroída por la corrupción, el encargado del Comité de Ética, sí de ética, ente que se encarga de regular el comportamiento de sus agremiados y abogar por la transparencia, también fue pillado por tener nexos con empresas offshore. La investigación está empezando ¿Cuántos nombres de directivos ligados al futbol veremos en los próximos días? Ahora es claro que el cambio de presidente solo fue decorativo.

Algo más. Tomás Boy sale a declarar que sus jugadores tuvieron su peor partido contra Necaxa y que no tuvieron carácter para ganar. ¿Y cuándo va a aceptar su responsabilidad por la eliminación? ¿La culpa solo la tienen los jugadores?

pedropenaloza@yahoo.com

Twitter: @pedro_penaloz

/arm