imagotipo

¡Clio!

  • ¡Clic!: Guadalupe Vergara

  • Fernando Lipkau, la fotografía y el montañismo, una vida a través del exilio

Elisa Lipkau Henríquez, su hija, logró después de ocho años con entrega y alma, realizar este maravilloso documental en cuatro partes. A partir de una serie de fotografías tomadas por este artista de la cámara, más conocido entre sus amigos de la Peña de montañismo Eugenio Mesón de las Juventudes Socialistas Unificadas de España en México como “La Araña”, por sus capacidades para escalar cualquier superficie. Documental que con un entradón en el cine Lido en la Librería Rosario Castellanos del Fondo de la Cultura Económica, presentó Elisa como inicia esta serie de cuatro partes, fotos muy emotivas de ella muy niña con su padre en los jardines de su casa en Cuernavaca. “Fernando mi padre llegó a México en 1943, como refugiado de la guerra civil española. Nacido en Barcelona en 1925, falleció en Cuernavaca setenta años después donde construyó su casa y fue muy feliz. Augusto Fernández Guardiola, neurólogo reconocido, vivió al lado y ambos solían sentarse en ese jardín a recordar aventuras juveniles, las de montaña cuyas imágenes ahora vemos”. Fernando que trabajó más de tres décadas en el negocio familiar, Lipkau Fotostat, reconocido establecimiento en el centro histórico de esta ciudad. Gracias a ello y su enorme capacidad de trabajo. Lipkau se fue haciendo de cámaras fotográficas de distintos formatos que utilizó para retratar a sus compañeros de escalada en los volcanes de México a lo largo de treinta años. Por ser esta actividad su pasatiempo, no consideró necesario dar a conocer el material públicamente. Material que hoy reconocemos en este documental de enorme valor estético y documental de este archivo que Fernando formó sin darse cuenta y que retrata a los españoles refugiados y otros compañeros mexicanos en los volcanes del Izta-Popo y Pico de Orizaba, en las diferentes rutas de acceso que se utilizaron en aquella época. Imágenes principalmente de los años 50. Testimonios de muchos miembros de las JSU que también fueron grandes montañistas y amigos de Lipkau como Julita Rodríguez, Manolo Martínez, Neus y Jordi Esprezate, Ramiro Ruiz Durá, José Azorín, Augusto Fernández Guardiola, José “Pepín” Carbó, Juan Laguarda, Carmen Espinaza y muchos otros. Aventuras memorables, entrañables de estos octagenarios, algunos ya ausentes. Una época extinta de
los años 40 y 50.
DOCUMENTAL EN HOMENAJE A LOS ESPAÑOLES MUERTOS EN EL EXILIO

Para quienes los volcanes fueron un paisaje ideal que encontraron en la tierra que los había acogido, que tal vez les conectaba con la tierra perdida y ellos la hicieron suya, su tierra adoptiva. Este documental es un testimonio de esta relación amorosa de los españoles con los volcanes de México. La segunda parte analiza “En el balcón vacio” de Joami Ascot y María Luisa Elío, película donde aparece Fernando Lipkau descolgándose desde una azotea hasta un balcón vacío donde se esconde para huir de la guardia civil y los falangistas que lo persiguen. El cuarto capítulo nos recuerda la creación del Perro Andaluz, espacio –restaurante-bar-café punto de encuentro obligado de la farándula artística y cinematográfica de los años sesenta y los refugiados españoles. Una velada de encuentros y remembranzas estupenda donde Elisa se llevó calurosa ovación por el resultado de sus ocho años realizando este Trabajo que hubiera llenado de orgullo a Fernando Lipkau “La Araña” cuyas cenizas esparció en el Iztaccíhuatl, su amigo
Augusto Fernández Guardiola.
LA PEÑA TAURINA UNIVERSITARIA Y UN GRUPO DE IMPORTANTES ABOGADOS

En reconocimiento al dr. Rafael Herrerías Olea por su trayectoria junto a su amigo Miguel Alemán Magnani, conduciendo los destinos de la plaza más grande del mundo. Confirmando la entrega al propietario del inmueble Antonio Cosío, donde Rafael Herrerías fue empresario con más años consecutivos al frente de la Plaza México, ahora en una etapa de transición. Motivo por el que el dr. Eduardo López Betancourt organizó larga comida donde obvio resulta añadir que la sobremesa fue muy larga. El empresario se declaró únicamente como aficionado a las corridas de toros y desconoce cual será la nueva empresa. “Soy un aficionado más a los toros, de hecho siempre lo he sido y no sé nada sobre que va a pasar con la Plaza México, yo también espero noticias “ dijo y luego cambio de tema el agasajado también ganadero de toros de lidia. Acompañado de su hijo Joselo y grupo de amigos ente ellos el maestro Eulalio López Zotoluco que anda en plena y triunfal campaña despidiéndose de los ruedos, Rafael a su manera, de buen humor, festivo y oportuno habló de muchos tópicos, de las diferentes etapas de su vida, como cuando fue presidente del club de futbol Tiburones Rojos de Veracruz. Todos se fueron contentos comentando la difícil misión de mantener abierta y funcionando la Plaza México. Luis y José González, presidente y secretario de la Peña Universitaria, respectivamente, entregaron el reconocimiento a Rafael Herrerías, que ahora disfruta a su familia y amigos en sus lugares favoritos como es la vida
de playa…
DESDE ESTAS LÍNEAS FELICITO

Al colega Gustavo Mares por retomar su amena y acertada columna “Alternativa” con “Un secreto muy personal” toma el tema de como se aficionó a la fiesta más bella, no al igual que la gran mayoría que desde niños con sus padres o abuelitos. Lo que más le llamó la atención de lo que llamó su atención“ que la fiesta brava va más allá de lo que sucede en el interior del coso. Es un estilo de vida. Es al mismo tiempo un importante generador de empleos. Es también parte de nuestra cultura popular. Es como decía el maestro Jacobo Zabludovsky, un arte que nutre a otras artes. Tiene muchas vertientes en las que se entremezclan todas las clases sociales y de pensamiento” y yo digo ¡es la democracia absoluta! Nos veremos más tarde… que el cielo los juzgue…