imagotipo

Colima again / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Entre menos sean, más fácil es el acuerdo. Y finalmente los 25 diputados locales de Colima, que representan a 6 partidos políticos y con una mayoría del PAN con 13 legisladores, decidieron que el 17 de enero es la fecha propicia para realizar la nueva elección para gobernador.

Corresponderá al Instituto Nacional Electoral organizar y llevar al cabo los comicios. Aunque en días pasados algunos de los consejeros se manifestaron por realizarlos en cuando menos cuatro meses y alguno propuso empatarlos con las del primer domingo de junio, ayer el consejero presidente Lorenzo Córdova estimó que hay tiempo suficiente para llevar a buen puerto este barco que hizo agua dos días antes de atracar.

El problema que está a la vista es la postulación de los candidatos. Puristas del lenguaje jurídico sostienen que quienes participaron en la elección que fue anulada no podrán competir otra vez, porque se encuentran sancionados.

Sin embargo, los pragmáticos dicen lo contrario. Porque la decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación no fue en contra de ninguno de los candidatos ni del gobernador hasta entonces declarado electo, sino contra las acciones intervencionistas de funcionarios del Gobierno estatal.

De tal suerte que ni Ignacio Peralta ni Jorge Luis Preciado estarían impedidos legalmente de volver a enfrentarse en la nueva elección.

Sin embargo, será el INE el que pronuncie la última palabra antes de dar el banderazo de salida para llegar a la meta.