imagotipo

Colosio, liderazgo con historia

  • Jorge Schiaffino

Las nuevas generaciones de mexicanos, poco conocen el ideario y la figura de Luis Donaldo Colosio Murrieta, joven y talentoso político que poseía una visión clara para la transformación democrática de México, quien siendo hombre del sistema, incorporó en sus acciones y expresó siempre en sus discursos, la lucha por un México socialmente justo e integrado, capaz de responder a las aspiraciones de los sectores más apartados de los beneficios económicos y de las bondades de las políticas y los programas del Estado.

Durante su liderazgo como dirigente nacional del PRI, la cercanía con la militancia fue una realidad, su gran capacidad de comunicación y su sencillez, lo fueron sustentando como un político fuera de dogmas e identificado sólidamente con la sociedad en todas las regiones, estados y comunidades del país.

Estas características fueron de tal arraigo que todos los políticos lo han tomado como referencia para su contacto con los ciudadanos, tuve el privilegio de trabajar de cerca durante ese periodo y ser testigo en Lomas Taurinas de los hechos lamentables que privaron a México de un político de convicciones, de diálogo directo alejado de la demagogia, de los populismos de la izquierda y la derecha.

Ya como candidato a la Presidencia pude observar, escuchar y participar de sus constantes indicaciones para estar cercano a la gente, sin ostentosos aparatos de seguridad y sin filtros para ver, sentir, escuchar y platicar con los mexicanos de forma asombrosamente audaz.

Su tono firme y amable con sus colaboradores era y sigue siendo un eslabón difícil de romper, claro de ideas, decisivo siempre, con la característica de saber escuchar y saber qué decir directamente en el momento preciso, lo necesario.

Servir a México y tener el privilegio de hacerlo al lado de Colosio, nos marcó como generación a muchos priístas, su memoria nos inspira a fortalecer al PRI como institución, revivir el partido de las grandes causas nacionales, de gran presencia internacional, el PRI de los políticos de oficio, ese partido de gran convencimiento que agrupa a las mujeres y hombres más preparados y mejor formados para el ejercicio del Gobierno.

Luis Donaldo Colosio a diferencia de los políticos en la oposición de hoy, no tenía temor ni huía a la confrontación de ideas, siempre honestamente autocrítico, de ahí su formulación para reformar al poder, por ello afirmaba: “No queremos concesiones al margen de los votos, ni votos al margen de la Ley”.

Finalmente, reflexionamos todavía en la visión de sus palabras: “los priístas sabemos que ser herederos de la Revolución Mexicana es un gran orgullo, pero que ello no garantiza nuestra legitimidad política. Debemos ganarla día a día con nuestras propuestas, con nuestras acciones”. Su memoria nos sigue obligando.
*Exlegislador.

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx