imagotipo

Combate efectivo a la corrupción / Hector Luna de la Vega

  • Héctor Luna de la Vega

La corrupción cuesta dinero, retrasa procesos, cambia prioridades, realiza injusticias, genera desencanto social, propicia impunidad y enraíza mal servicio público, por ello es impostergable su combate frontal a partir de la configuración y construcción de un robusto edificio de carácter normativo a través de leyes generales, las cuales comprometan la interactuación de los tres Poderes de la Unión y los tres órdenes de Gobierno.

Se han escrito muchas tesis, artículos y libros del tema, como el titulado “Las Termitas del Estado: ensayos sobre corrupción, transparencia y desarrollo” del Fondo de Cultura Económica, donde este fenómeno es percibido y tratado en sus análisis como un flagelo de la globalidad.

Una verdad muy comprobable es cómo la corrupción se está volviendo un cáncer incontrolable el cual derriba instituciones, afecta imágenes públicas y se interconecta cada día más a escala internacional.

La corrupción es mucho más que una “conducta inapropiada” como era concebida en el Imperio Romano y mucho más que una “ventaja de la posición” como se señalaba en el Reino de la India, por ello Dante en su “Divina Comedia” puso a los corruptos “en lo más profundo del Infierno”.

Vencer la corrupción es evitar una falla institucional del Estado en sus ámbitos burocráticos, legislativos, judiciales y políticos, y también es impulsar el desarrollo económico y la profesionalización del servicio público.

A casi un año de la promulgación del Sistema Nacional Anticorrupción, debemos revisar y analizar la posibilidad del relanzamiento del Sistema Nacional de Fiscalización como eje de una Política de Combate a la Corrupción, pues sus aristas, magnitud y complejidad nos merecen poner más atención a sus orígenes gubernativos y privados, y a sus consecuencias financieras y legales.

En México es expresión de corrupción la elusión, evasión o el fraude fiscal, y si nos comparamos con las naciones exitosas en su combate, podemos ejemplificar el cómo a los países escandinavos se les reconoce su bajo nivel de corrupción dada su gran proporción de recaudación y nivel de gasto público.

Sin embargo como bloque y en su presupuesto anual, se calcula costar la corrupción a la Unión Europea unos 120 mil millones de euros, debido a naciones con recaudación media y baja, y a Estados pequeños con menos profesionalización y con altos niveles de indisciplina fiscal.

De construirse en el Poder Legislativo en México el marco legal inherente y su consecuente promulgación por el Ejecutivo, estimo requerirse entre 18 y 24 meses para su debida instrumentación y evitar la continuidad de los efectos nocivos tanto en el crecimiento económico como en desarrollo social de la nación.

Y el tiempo corre a contra reloj, pues la ciudadanía mexicana considera como el  principal tema de su interés a la Anticorrupción con el 57 por ciento, quedando muy por debajo la Reforma Hacendaria 15 por ciento y la Reforma Energética 10 por ciento.

Según datos de los levantamientos de encuestas del INEGI, la más sentida y principal preocupación de la ciudadanía es el problema de la Corrupción y la Impunidad del país con el 35 por ciento.

Por lo anterior, el combate efectivo de la corrupción implica el inmediato establecimiento de leyes generales como marco secundario, para darle cuerpo a la más exigida de las demandas del pueblo de México, la Anticorrupción.
hectorluna2026@gmail.com