imagotipo

¿ Cómo dijo?

  • Cómo dijo: Ricardo Espinosa

  • Ricardo Espinosa
  • Las brujas de nuestro tiempo

Mi amiga Laurita es una bruja, y así se ostenta orgullosa. Es que las brujas ya no son necesariamente aquellas viejas horripilantes con una enorme verruga peluda en la nariz de gancho, montadas en una escoba, con un gorro picudo y vestidas con una tétrica túnica negra, ancianas de edad indescifrable que proferían una cascada risa que sonaba como a graznido de cuervo con faringitis.

Hay otro tipo de brujas como mi amiga que son hermosas y cautivantes, que visten a la moda, tripulan una camioneta Cherokee y gustan de la música de Metallica, que tienen la voz muy dulce y están cargadas de buenos sentimientos, que usan sus poderes para hacer el bien y además se divierten haciéndolo. Así es Laurita y todo mundo la adora.

Los etimologistas (los que estudian las raíces de las palabras) no han podido ponerse de acuerdo en cuanto al origen de la palabra bruja y cuál es exactamente su significado. De lo que sí hay muchísmo material es acerca de todo lo que se refiere a estos estrambóticos seres y sus procedimientos.

Hablar de brujas es hablar de pócimas o brebajes (bebidas desagradables), hablar de aquelarres (reuniones de brujas) de sahumerios o inciensos que son humos aromáticos que producen hechizos y curan salaciones. Los hechizos son pràcticas mágicas para lograr determinados fines y las salaciones son calamidades que le caen a uno cuando alguien le tiene mala voluntad y “le echa la sal”, según las creencias populares.

Para sus hechizos las brujas utilizan hierbas y algunas otras plantas que generalmente en realidad son medicinales pero que la creencia popular y la brujería misma les atribuyen poderes específicos sobrenaturales y misteriosos para curar ciertos males o para perjudicar al rival que puede ser la mujer que te abandonó o el amigo que te traicionó o cualquiera otro que te quiera hacer un mal.

En su canción del yerberito moderno decía Celia Cruz que la ruda es buena para el que estornuda pero la verdad es que esta hierba, desde la antigüedad, ha sido tenida en gran estima por magos, brujas y hechiceros. Tradicionalmente, la ruda se ha utilizado con fines terapéuticos, para mejorar y conservar la salud y se dice que puesta sobre la frente ayuda a calmar el dolor de cabeza. Las brujas dicen que es muy eficiente también para romper hechizos y para conferir protección.

La mandrágora –según ellas- es otra planta que brinda protección, aumenta el amor y la fertilidad y además atrae el dinero. La achicoria es muy buena para vencer multitud de obstáculos. Si la quemas te va a conceder muchos favores y especialmente dicen que es buena para eliminar la frigidez en la mujer y que así su esposa ya no le salga con que “esta noche no, me duele la cabeza”.

El escaramujo, también llamado rosa mosqueta se supone que produce sueños clarividentes y además es muy usada en hechizos de amor porque fortalece enormemente los lazos amorosos. Y así continúa interminable la lista de plantas, aceites, velas y piedras que utilizan las brujas y que, si usted les tiene fe, quizá puedan hacerle más llevadera su vida.

Consultorio Verbal

Comodijo2@hotmail.com
PREGUNTA DEL PÚBLICO: Evangelina Lira quiere saber si las palabras territorio y
latifundio deben llevar acento ortográfico.

RESPUESTA: Las palabras que usted cita NO llevan acento ortográfico debido a que la forma correcta de silabearlas es TE-RRI-TO-RIO y LA-TI-FUN-DIO o sea que ambas son palabras graves terminadas en vocal. Las palabras graves son las que llevan el énfasis en la penúltima sílaba y si terminan en N, S, o vocal, el acento es sólo prosódico, NO ortográfico.

AHORA PREGUNTO: La palabra feral es un adjetivo. Pero ¿sabe usted lo que significa?

a.- Árido, seco.

b.- Cruel, sangriento.

c.- Estéril, infértil.

d.- Plano, extenso.
RESPUESTA: b. Feral significa cruel,
sangriento.
Me retiro con esta reflexión: hacer dos trabajos simultáneamente es la mejor manera de que ambos salgan mal ¿Cómo dijo?