imagotipo

¿Cómo dijo?

  • Cómo dijo: Ricardo Espinosa

  • El orden de los números ordinales

Los números ordinales son los que indican orden o sucesión: primero, segundo, tercero, así hasta el décimo, la cosa es muy fácil. En el 11 ya empezamos con dudas: se puede decir undécimo, onceno o decimoprimero, todo junto en una sola palabra. Luego sigue el duodécimo que puede ser también decimosegundo, igual decimotercero, decimocuarto y así hasta el vigésimo.

Después del vigésimo, que es el que corresponde al número 20, sigue el vigesimoprimero y luego están en la misma forma el trigésimo que corresponde al 30, el cuadragésimo al 40, el quincuagésimo, sexagésimo, septuagésimo y el octogésimo que corresponden al 50, 60, 70 y 80 respectivamente. ¿Se fija como poco a poco se nos van complicando los nombrecitos?

Por lo pronto tenemos el nonagésimo que es el correspondiente al número 90 y el centésimo que es el del 100. Ojo: aquí hay que señalar que el ordinal del 100 se llama igual al partitivo 100, o sea que el lugar número 100 se llama centésimo, exactamente igual a una fracción de un entero que fue dividido en 100 partes iguales, porque éste también se llama centésimo.

Lo mismo sucede con el décimo que también es el lugar número 10 y la décima fracción y el octavo que es el lugar número ocho y también puede ser la fracción de una unidad dividida en ocho partes iguales. Entonces, cuidado con las confusiones.

Ya para entonces algún lector se estará preguntando ¿y cómo se dirá cuando mi ciudad cumpla 700 años de haber sido fundada? Pues se dice que festeja el septingentésimo aniversario y cuidado porque no faltará quien diga que lo correcto es septuagésimo aniversario pero ya vimos que ese número ordinal corresponde a 70 y mi ciudad es mucho más viejita. A los 70 años todavía era prácticamente nueva.

El ordinal del 100 es centésimo, el de 200 es ducentésimo, y los que siguen, en orden sucesivo son tricentésimo, cuadringentésimo (que no se le olvide la n que va entre la i y la g), quingentésimo, sexcentésimo, septingentésimo, octingentésimo y noningentésimo para el 500, 600, 700, 800 y 900, y le reitero la importancia de esas enes que van por ahí un poco escondiditas, pero que deben ir necesariamente.

Las autoridades idiomáticas nos recomiendan, para evitar hacernos bolas con los ordinales, que de ser posible se usen estos solo para los primeros 20 números, o sea del primero al vigésimo y después se usen los números cardinales que son los números naturales.

Por ejemplo, en una carrera decimos quién llegó en primer lugar, quién en segundo, en tercero, cuarto, etc hasta el vigésimo lugar. Después, si es posible en lugar de decir que “el corredor llegó en vigésimoprimer lugar” podemos decir que llegó en el lugar 21, el que sigue llegó en el lugar 22 y así sucesivamente. De esta manera nos evitamos las complicaciones de decirlo correctamente y evitamos confusiones también en la gente que recibe el mensaje. ¡Buena idea!
Consultorio Verbal

Comodijo2@hotmail.com
PREGUNTA DEL PÚBLICO: Deseo despejar la duda, si las palabras que no son de origen español, deben acentuarse; trátese de agudas, graves o esdrújulas, de acuerdo a nuestras reglas. Mauricio Torres Pimentel

RESPUESTA: Las palabras deben acentuarse según las reglas normales de la acentuación, sin importar si se escriben con mayúsculas o minúsculas

AHORA PREGUNTO: Si usted sabe qué son los zuavos, encontrará fácilmente la respuesta lógica. En referencia con los zuavos ¿cuál de estas cuatro frases es verídica?

a. Son ingredientes de un pastel

b. Participaron en la batalla del 5 de mayo

c. Son una plaga que afecta a la planta del café

d. Son zapatos de piel para andar en la nieve
RESPUESTA b. Los zuavos eran soldados argelinos al servicio del Ejército francés que participaron en la Batalla del Cinco de Mayo en Puebla
Reflexión de pareja: El hombre a los 20 años ama a todas las mujeres, a los 30 ama a una sola mujer… a los 50 ama a todas, menos a una. ¿Cómo dijo? Hasta la próxima.