imagotipo

¿Cómo dijo? | Ricardo Espinosa

  • Cómo dijo: Ricardo Espinosa

* Hablando de y con barbarismos

Hablando del lenguaje que es como hablar del hablar, el tema de los barbarismos es eterno o podría decir que es siempre vigente. La causa es que en una conversación nunca falta quien meta la pata al decir las cosas equivocadamente dando lugar a una barbaridad de barbarismos. El hecho es que hemos abierto un catálogo de tremendos dislates que llegan a dar risa por su sentido absurdo.

Un tipo queriéndose lucir al usar una expresión amenazante le dice a otro, “si persistes en tu actitud, tendrás que abstenerte a las consecuencias” usando el verbo abstenerse en lugar de atenerse que implica una acción muy diferente a la abstinencia. Atenerse es sujetarse o ajustarse.

A mi Tía Retórica que era muy buena para los barbarismos, una vez le oí decir de un vecino a quien le daba por empinar el codo con demasiada frecuencia: “es alcohólico sin remedio, y lo peor es que cuando toma le da colirium tremens.” Por supuesto que lo que quería mi Tía era referirse al Delirium Tremens, que es una expresión latina para señalar un ataque de locura que les sobreviene a quienes están en un avanzado grado de alcoholismo.

“Apúrense –nos decía un jefe que tuve- porque el evento ya está a la puerta de la esquina” .¿Y cuál sería la puerta de la esquina? Nos preguntábamos. Pues ninguna. Lo que pasa es que mi jefecito quería decir “el evento ya está a la puerta…” o “ el evento ya está a la vuelta de la esquina. Y al querer darle mucho énfasis a su expresión, revolvía ambos dichos y creaba otro que no tenía sentido lógico.

Bárbara era una compañerita de trabajo, muy guapa, pero algo bruta para hablar y también vivía cambiando palabras y expresiones, y aunque le entendíamos lo que quería decir, no dejaba de causarnos hilaridad (risa, pues) el oírla hacer honor a su nombre, diciendo tantas barbaridades.

Un día estaba comentando la noticia del día, que era acerca de un sujeto que mató a su amante y luego se suicidó y mi amiga nerviosa por la emotividad de la noticia, comentaba: “primero la mató a ella completamente (pues ni modo que la matara parcialmente) y luego se suicidó él mismo (hubiera sido muy cruel pedirle a alguien más que lo suicidara). Agarró la pistola y se abrió la capa de los sesos”… ¡Fíjese, y yo sin saber que los sesos, (es decir, la masa encefálica, el cerebro, pues) aparte de una tapa, tenían también una capa que les servía seguramente para cubrirse cuando hiciera mucho frío.

Pero cuando Barbarita se la bañó (expresión norteña equivalente a aquella de que “se voló la barda”) fue cuando revolvió dos dichos muy comunes. En una conversación entre compañeros de trabajo, Barbi quiso exculparse de alguna acción que se estaba comentando y en lugar de decir: “Yo no tengo cola que me pisen” y decir: “Yo no tengo vela en este entierro” revolvió ambas expresiones y dijo: “Yo no tengo vela que me entierren…”.

¡Qué bárbara, Barbarita…!

Consultorio Verbal

Comodijo2@hotmail.com

Monterrey, N.L.

PREGUNTA DEL PÚBLICO: Enrique Gálvez: Quisiera saber el origen de la palabra “aguinaldo” tan mencionada en los días
de Navidad.

RESPUESTA: Se dice que la palabra AGUINALDO proviene de la expresión HAC IN ANNO que en latín significa EN ESTE AÑO.

AHORA PREGUNTO:

Cuando veo a mi novia me siento embelesado… De acuerdo con el significado original de la palabra, estar embelesado es estar…

a) Electrizado.

b) Dormido.

c) Bajo el influjo de una planta.

d) Elevado.

RESPUESTA: c) La belesa es una planta que se usaba para emborrachar peces y poder atraparlos con mayor facilidad. Estar embelesado es estar embriagado por el influjo de esa planta.

Sentencia para terminar: No hay almohada tan suave como una conciencia limpia. ¿Cómo dijo? Hasta mañana.

/arm