imagotipo

Como director opino ESTO

  • Como director opino ESTO: Salvador Aguilera

QUÉ injusto que un equipo como Curazao, que se partió el alma en el terreno de juego, haya perdido frente a la Selección Nacional Mexicana, que vistió de héroe al portero Chuy Corona, después de una actuación tan pobre.

La verdad es que fue otro desempeño decepcionante del Tricolor, que con Osorio va de mal en peor. No vayan a decir que las distancias ya se acortaron, porque pareciera que todos crecen menos México. Insisto, Curazao mereció el empate. Le faltó tino para concretar y con las rotaciones del técnico colombiano, no veo a México para campeón. Con este futbol tan pobre que está mostrando el equipo, creo que cualquier rival puede sorprendernos en la siguiente fase. Ojalá me equivoque, porque en la Concacaf hay que seguir marcando la pauta. Por algo Mèxico es el más ganador de este torneo.

Este partido lo seguí desde la pantalla gigante del estadio de Carson, en California, en donde se vivió una doble jornada muy interesante. Primero, la final de la SuperCopa MX, en la que hubo justicia divina. América no debía llevarse el trofeo en juego por una simple razón: No ganó la Copa. La invitación le llegó de rebote, porque Chivas se llevó el doblete, la Copa y la Liga, así que tenía que disputar el Campeón de Campeones frente a los Tigres. El duelo estelar de la doble jornada.

Querétaro superó bien al América, que se vio muy mal de principio a fin. Podemos decir que fue el primer fracaso del “Piojo” en su regreso al Nido. Poca idea futbolística, carente de contundencia frente a un rival ordenado y mejor trabajado. Gallos Blancos está listo para pelear en la Liga MX.

Lo increíble de ayer es lo que pesa y significa el futbol mexicano en Estados Unidos. En San Antonio, 44 mil aficionados. Y en el StubHub Center de Carson, impresionante lleno con clara mayoría rojiblanca.

De esta forma, todo está listo para que el próximo viernes arranque el Apertura 2017.