imagotipo

¡Como la tragedia de Egipto! / Gustavo Rentería

  • Gustavo Rentería

El caso de los 43 normalistas es el ejemplo más claro y perfecto de la inacción, de la inmovilidad y la dejadez gubernamental.

Las balas no salieron de Los Pinos, no los mandó matar el Presidente, ni ningún miembro de su Gabinete es el homicida intelectual; pero a un año de distancia de la tragedia, todos señalan al Gobierno federal.

No fueron ellos los culpables, pero ahora lo son; lo que digan o deja de decir será usado en su contra y lo que hagan o dejen de hacer ya no servirá de nada. Es más, el crimen los perseguirá después del 2018.

Pero si se preguntan cómo debieron reaccionar, la respuesta es sencilla: como en la tragedia de Egipto.

Vimos fotografías del titular de Ejecutivo trabajando con la Canciller; salieron a los medios y fue clara y concisa la guerrerense. Ya se habían realizado llamadas al más alto nivel. Todos los miembros del Gabinete bien coordinados, condenaron los ataques y exigieron la reparación del daño.

Por la tarde, en el Hangar Presidencial, el Vocero del Gobierno de la República coordinó el encuentro con los medios, minutos antes de emprender el vuelo en el TP-01, junto con los familiares de las víctimas.

No dejaron de informar, no dejaron de condenar y en unos días ya estaban de regreso los heridos, los familiares y después los cuerpos sin vida. El Presidente atendió, visitó, hablo, se enojó como mexicano. By the book hizo la tarea.

Ante la gran pena, utilizaron ahora sí, todos los recursos técnicos, humanos, políticos, comunicacionales, diplomáticos y económicos. Se vieron trabajando en equipo, hicieron sus respectivas chambas, desquitaron su sueldo pues.

En el caso de las casas, en la matazón en Iguala y en el tren a Querétaro, por citar sólo un grupo de emblemáticos acontecimientos de la primera parte del sexenio, todos actuaron como novatos, como párvulos inexpertos.

¡Los queremos todos los días cómo la tragedia de Egipto!

Con Valor y Con Verdad.-Hoy rendirá protesta como alcalde de Iguala, Esteban Albarrán Mendoza.

Fue comentarista político del año 2000 hasta el 2005 en el noticiario “Con Valor y Con Verdad” de Radio y TeleFórmula, que condujo este reportero por más de 12 años. Con la llegada del nuevo milenio, junto con su familia, editan desde entonces el Diario 21, en este municipio que le urge la paz y la reconciliación.

Ya fue diputado federal, local, y antes síndico administrador del ayuntamiento y regidor de Planeación y Desarrollo.

Es la antítesis de Abarca: es un padre de familia preocupado porque los suyos pueda transitar seguros por aquella zona. Vía telefónica y por WhatsApp me aseguró que la tarea no es sencilla pero que le entra con todo entusiasmo.

Hace unos días el gobernador electo de Guerrero, Héctor Astudillo, frente a un grupo de colegas, habló de Esteban. Después de referirse a él como un buen muchacho y talentoso político, que seguro la hará bien, dijo que era amigo de los Rentería. Claro, eso no es garantía. Eso sí, hace muchos años nos conocemos; así lo constatan las fotografías de un viaje por varios países en Asia, ya hace muchos años.

Suerte Esteban, por el bien de los igualtecos. Cuídate mucho.
*Periodista, editor y radiodifusor

@GustavoRenteria

www.GustavoRenteria.mx