imagotipo

¿Cómo lee el que lee? | Leer: clave del poder.com.mx | Andrea Balanzario

  • Leer la clave del poder: Andrea Balanzario Gutiérrez

El plena fiesta de los libros en Guadalajara dan ganas de analizar los resultados de la reciente Encuesta Nacional de Lectura y Escritura (2015) cuya revelación más notable es haber pasado de leer 2.9 libros anuales a 5.3, un poquito más y se duplica el índice lector en México.

Conocer las prácticas y hábitos de lectura y escritura en México para configurar instrumentos para el fomento de estas habilidades parece ser el objetivo principal de la encuesta; del 100 por ciento de los elegidos en las seis regiones del país, en ámbitos rurales y urbanos, contestaron así los cinco mil 845 cuestionarios aplicados: el 57.3 por ciento lee libros, un 55 por ciento continúa leyendo periódicos impresos (¡Qué bien, nos siguen leyendo!), un 44.9 por ciento de los encuestados leen en redes sociales, un 38 por ciento lee revistas, un 25.2 por ciento lee en internet, un 16.6 por ciento lee cómics o historietas y un 13.4 por ciento lee blogs. Del 57.3 por ciento de lectores de libros, solo un 3.3 por ciento lee en formatos electrónicos mientras un 86.6 por ciento lee en libros impresos (¡Larga vida para Johannes Gutenberg!), aunque un 10.1 por ciento lee en ambos formatos.

¿Cómo consiguen los libros? Un 59.1 por ciento de los lectores mexicanos compra libros. Un 46.2 por ciento recibe libros como obsequios (¡Ya viene Navidad y Reyes… hay que regalar muchos!) Un 40.6 por ciento lee libros prestados; otro 15.9 por ciento los saca de bibliotecas o salas de lectura y un 11.6 por ciento los descarga de forma gratuita de la red. Los datos anteriores fueron recabados en cuestionarios de opción múltiple, por eso no suman el 100 por ciento.

¿Dónde compran los libros? Un 69.8 por ciento en librerías, un 18.6 en ferias de libros, un 17 por ciento en tiendas de autoservicio (creo que este dato es incorrecto porque hay otra encuesta que demuestra lo contrario: es más fácil comprar los libros en las cadenas de autoservicio al tiempo que uno hace las compras, lo cual me parece bastante evidente). Un 16.9 por ciento de los lectores compra libros en puestos de periódicos y un 9.8 por ciento los compra en tianguis… otra vez, los datos no suman el 100 por ciento por ser opción múltiple.

Fomentar la lectura depende de ti y de mí… leerte y me hace más rebelde y nos invita a pensar el sentido de la vida. Vale la pena hacer lo que nos toca para elevar de 5.9 a 10 el índice lector en mi país…  ¿no crees?

¡Prepara tu lista de regalos con estas ocho opciones!

soc-leer-libro001La adelantada de los mares del sur

A fines del siglo XVI, cuatro naves parten de Lima rumbo al Pacífico Sur en la búsqueda de nuevos territorios y riquezas para el rey de España. El Adelantado Álvaro de Mendaña está a cargo de la expedición que afronta toda clase de serias dificultades. A su lado, su esposa Ysabel de Barreto, mucho más joven que él, soporta estoica la adversidad sin que melle su ambición de conquistadora.

Humillación en las redes soc-leer-libro008

Durante los últimos tres años, Jon Ronson no ha parado de viajar para reunirse con personas que se han visto expuestas al escarnio público. Los humillados son personas como cualquiera de nosotros que un día, a través de las redes sociales, hicieron un comentario desafortunado o un chiste que resultó malinterpretado. Una vez que su metida de pata sale a la luz, la indignación general, en esas mismas redes sociales, cae sobre ellas con la violencia de un huracán.

soc-leer-libro007¡La exclusiva!

Honor Tait, famosa periodista casi octogenaria que fuera descrita en sus días de gloria como “alto cociente intelectual con escote bajo”, prepara la escena para recibir a una colega mucho más joven que viene a entrevistarla y hace desaparecer todo aquello que pueda dar pistas sobre su larga y agitada vida pública y privada. Porque se dice de ella que se casó demasiadas veces y que iba a las fiestas de Hollywood cuando Hollywood era una fiesta.

soc-leer-libro006La Zona de Interés

Esta novela demuestra una vez más que a Martin Amis no le tiembla el pulso a la hora de abordar temas controvertidos. Después de la demoledora Lionel Asbo. El estado de Inglaterra, que levantó ampollas por su crudo retrato de lo peor de la sociedad británica, el autor regresa al nazismo y al holocausto, que ya había tratado en La flecha del tiempo.

soc-leer-libro005Hacer el bien

Alby se revuelve contra el mundo que le rodea: pega a su hermana, se emborracha, se mete en peleas con tipos más grandes que él e insulta a todo y todos los que lo rodean. En el centro de esa espiral de rabia, un dolor por la reciente muerte de su madre; un dolor tan grande y tan profundo que podría sumergirse en él. Un relato escrito a golpes sobre el amor, la pena y la familia. Divertida a más no poder…

Soy Pilgrim soc-leer-libro004

En una plaza pública de Arabia Saudí, un hombre es ajusticiado bajo un sol abrasador y un chico de catorce años observa impotente entre la muchedumbre: es su hijo. En un lúgubre hotel de Manhattan, aparece el cuerpo sin vida de una mujer joven y todos los indicios para identificarla han sido eliminados minuciosamente. En un basurero de Damasco, un destacado experto sirio en biotecnología es encontrado con evidentes signos de tortura.

soc-leer-libro003Partir

El viaje es un motivo primordial de la literatura y la acompaña desde sus orígenes. Partir, esta novela de Paula Parisot, abunda en esa tradición del viaje como una quintaesencia de la aventura literaria. Viajar contiene además “la esperanza de saltar fuera del mundo” y permite a la vez un ajuste de cuentas con la propia historia personal.

Todos los vientos soc-leer-libro002

Umbrías es una ciudad habitada por sorprendentes personajes con vidas fuera de lo común. En ella, las cabezas de los gobernantes ruedan por los pisos del Palacio Municipal, los perros muertos son una valiosa propiedad, se erige la Estatua de Sal de la Plaza de Todos los Vientos —cuyo origen es desconocido por los lugareños— y los habitantes se preparan para los festejos de iniciación: los niños son enterrados bajo el chilar, en el Cementerio de los Vivos, para que duerman y posteriormente regresen del “sueño de la vida”.

/arm