imagotipo

Como redactor opino ESTO

  • Como director opino ESTO: Salvador Aguilera

NO se dio la actuación redonda que se esperaba. Lo de México ayer fue una actuación a medias, producto del exceso de confianza provocado por el hecho de tener la clasificación en la bolsa. El Tricolor, pese al empate contra Estados Unidos, va a ir a la Copa del Mundo sin contratiempos. Se sabía que los norteamericanos iban a volver a su viejo estilo con Bruce Arena: serenos, calculadores para cazar en algún contragolpe, en una jugada a balón parado o lo que es más fácil, aprovechar un descuido del rival y eso fue lo que pasó.

Javier Hernández, siempre de espaldas al marco y pisando zonas del campo en donde realmente es intrascendente, provocó un error garrafal que significó el gol estadounidense. No le resto méritos a Michael Bradley, porque definió como un auténtico crack, pero la verdad es que México regaló ese gol.

Si contra Estados Unidos se hubiera logrado el boleto mundialista, la gente que llenó el Azteca hubiera sido feliz y no con ese sentimiento de decepción que se percibió al final, cuando justo empezó a llover.

No me gustó el accionar del equipo. No es posible que Osorio siga creyendo que sus cambios son la mejor opción para el equipo. Raúl Jiménez anda motivadísimo por la temporada que tuvo en Portugal, en donde fue campeón. Le había hecho gol a Honduras y creo que contra Estados Unidos debió tener algunos minutos.

Después de su error, el “Chicharito” desapareció. No tuvo el peso esperado, mientras que Carlos Vela es lo mejor que se tiene en estos momentos.

Si en una Selección no existe tiempo de trabajo y se vienen dos partidos eliminatorios, creo que lo ideal hubiera sido repetir cuadro. Buscar un poco de continuidad tampoco debe ser malo.

Falta ver a jugadores como Andrés Guardado, tampoco estuvo Miguel Layún y creo que vamos a extrañar al “Tecatito” Corona.

En fin, nos vamos a la Copa Mundial bajo los métodos del estratega colombiano Juan Carlos Osorio, quien no le quiso poner el turbo al equipo nacional en este juego. En lugar de ir volando, prefirió que fuera caminando.