imagotipo

Con las mujeres ganan más / Juego de Palabras / Gilberto D’ Estrabau

  • Gilberto Destrabau

A las mujeres les ha tomado apenas dos mil 500 años – con un adelanto vertiginoso en los últimos 100 – para empoderarse e igualarse – en algunos casos superar – a los hombres.

Nos referimos particularmente al poder político y económico, pues los demás ya los manejaba, abierta o disimuladamente, desde que informó a su pareja la clase de piel que prefería para sustituir a la hoja de parra.

Hablamos de dos mil 500 años, porque fue cuando Aristófanes estrenó  “Lisístrata”. Fue a la bella Lis a la que se le ocurrió acabar con la guerra del Peloponeso  mediante la primera huelga de vaginas caídas. Los maridos de las atenienses podían hacer la guerra o el amor, pero no las dos cosas. Lisístrata también se apoderó del tesoro bélico de la Hélade, pero de eso hablaremos más adelante.
Las mujeres mandan

En el siglo XIX, las mujeres irrumpen con fuerza en la política.

Su himno de batalla podría ser la jota de la zarzuela “Gigantes y Cabezudos” (1898) :”Si las mujeres mandasen/ en vez de mandar los hombres/ serían balsas de aceite/ los pueblos y las naciones”.

Y en la primera mitad del XX, obtienen el voto. Ramón Grau San Martín, dos veces presidente de Cuba, resume la situación con una frase para la historia: “Las mujeres mandan”.

En México se van hasta la cocina – de donde nunca debieron haber salido, apuntará algún misógino – y a la fecha han alcanzado la paridad de género por ley en las candidaturas.

Ya ha habido dos candidatas a la Presidencia, y la tercera está en campaña. En Estados Unidos, los momios dicen que la próxima inquilina de la Casa Blanca será una dama.

Con las mujeres se gana más

Lo primero que hizo Lisístrata, luego de informar a los maridos griegos que si hacían la guerra no harían el amor, es apoderarse del erario militar. “Salvamos el dinero – dice – porque es el culpable de la guerra. Lo administraremos nosotras, ¿no lo hacemos en casa?”.

Lo cual nos lleva al último capítulo de la “ginecocracia”: más mujeres en puestos directivos de empresas consiguen mayores ganancias.

En su sección de negocios, el New York Times publicó un estudio realizado por el Peterson Institute for International Economics, según el cual, en 22 mil empresas que cotizan en bolsa en 91 países, más mujeres en puestos directivos pueden significar mayores ganancias. También encontró un absurdo: pese a los claros beneficios económicos, en muchas compañías falta diversidad de género.

Sin embargo, los datos sobre mujeres en altos cargos ejecutivos son bastante claros: un incremento de la participación femenina de cero a 30 por ciento se asocia con un aumento del 15 por ciento en la rentabilidad.

Pese a ello, en casi 60 por ciento de las empresas incluidas en el estudio, no había mujeres en la junta directiva, y en más de la mitad tampoco había participación femenina en puestos ejecutivos. Solo el 5 por ciento tiene a una mujer en la presidencia.

Como consuelo, los triunfos femeninos tienen un ingrediente masculino: las políticas de permisos por paternidad. Como estos distribuyen mejor el cuidado de los hijos, le dan libertad a las mujeres para volver al trabajo y retomar sus funciones profesionales.

Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com/

Sitio Web: juegodepalabras.mx