imagotipo

Con Valor y Con verdad

  • Gustavo Rentería

  • Gustavo Rentería
  • ¡Menos dinero a los partidos, ya!

Tiene razón Luis Carlos Ugalde, es muy fácil reducir el financiamiento público a los partidos políticos: simplemente se debe cambiar la fórmula establecida en la Constitución y así se modifican las leyes secundarias.

¿Cambiar la Carta Magna? ¿Iniciar un proceso legislativo para que los empleados de los partidos -legisladores- atenten contra sus propios ingresos?

No. Explica el expresidente del IFE, que solamente el INE, con base en una nueva fórmula, podría cambiar los montos de la ministraciones y reducir así las transferencias mensuales a los partidos.

Y va más allá, ofreciendo cinco caminos:

1.- Cambiando la fórmula del financiamiento para actividades ordinarias de los partidos

2.- Modificar la otra variable de la formula: el tamaño del padrón

3.- Usar el número de votantes de la última elección en lugar del total de empadronados

4.- Reducir el financiamiento en especie; el tiempo aire gratuito en radio y televisión significa miles de millones de pesos. Y este reportero agrega que los spots no sirven para nada, ya que salvo honrosas excepciones son piezas de comunicación muy mal producidas, que no invitan a la reflexión, sino únicamente se utilizan para desprestigiar al enemigo. En otra entrega hablaremos del censor e ineficiente modelo de comunicación política que poseemos.

5.-Reducir el financiamento en el ámbito estatal

El doctor Ugalde, director general de Integralia, responde a la pregunta de cuáles serían los beneficios de reducir el dinero a los partidos:

Recuperar la legitimidad de la clase política, ya que la percepción de abuso, privilegios y corrupción que existe entre los mexicanos respecto a sus gobernantes, es un gran impedimento para que aceptemos las decisiones del Gobierno en turno.

También explica el consultor, analista y conferencista que el costo presupuestario más dañino es oculto y tiene que ver con el desvío de recursos públicos que han hecho muchos gobernadores -de todos los partidos- para beneficiar a sus candidatos, cómplices y amigos. Eso claro, no se resuelve con fórmulas , sino con una fiscalización oportuna de las cuentas públicas por parte de los poderes legislativos y las contralorías estatales.

En manos del INE está la reducción del dinero a los partidos; entonces ¿por qué no nos unimos los mexicanos para que de una vez por todas se acabe el dispendio?

Con Valor y Con Verdad.-Era una bola lenta para Donald Trump, para batearla de home run: el gobernador saliente de Coahuila, junto a sus homólogos fronterizos, demandando justicia, aplicación correcta de la ley y respeto a los derechos humanos.

Si hubiera ido a Tamaulipas, seguramente el presidente electo de Estados Unidos hubiera tuiteado algo sobre este impresentable de la política mexicana, y claro, hubiéramos sido noticia internacional, otra vez.

Afortunadamente tuvo algo mejor que hacer Rubén Moreira Valdez y no fue a la reunión de la Conago en Nuevo Laredo, que juntó al anfitrión Francisco García Cabeza de Vaca; al mandatario de Chihuahua, Javier Corral; al titular del Ejecutivo de Baja California, Francisco Vega Lamadrid; al primer mandatario de Nuevo León, Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, el Bronco y al presidente de la Conferencia, el morelense Graco Ramírez. Con la ausencia sensible claro, de Claudia Pavlovich de Sonora.
*Periodista, editor y radiodifusor

@GustavoRenteria

www.GustavoRenteria.mx