imagotipo

Con y sin maquillaje

  • Mujeres en busca de sexo / Celia Gomez Ramos

Estos días que uno sale a la calle y ve a la gente disfrazada y maquillada, si acaso sonreímos, hacemos gestos, o vemos sin realmente hacerlo. La convención, nos evita el aturdimiento. Fuera de este tiempo, época de carnaval o cuando realizan eventos de zombies o muertos vivientes, quizá alguna fiesta privada; nos parecería por lo menos, raro.

Los disfraces y maquillaje, sin embargo, si nos detenemos a mirar, hablan mucho de lo que quisiéramos tener en nuestra personalidad bien arraigado, no obstante se nos ausente, a diestra y siniestra. ¿Una especie de álter ego?

Además del disfraz, la cuestión del maquillaje o no, a lo largo de la historia, nos habla de nuestras sociedades e intereses.

Desde hace mucho, el maquillaje convocaba al ritual, a la ofrenda, a la cuestión mortuoria. Después hablaba de viudez, luto, virginidad…

En el paleolítico, cuando extraer los colores venía solo de la naturaleza, las mujeres se frotaban arcilla en la cara, pero también en el vientre, caderas y senos, para destacar su fertilidad (desde entonces, la búsqueda era realzar la belleza); los varones guerreros también se pintaban, para no ser descubiertos en sus rasgos, como camuflaje.

En las distintas épocas y zonas geográficas, el maquillaje ha tenido diversos significados. Incluso en algunos tramos de la historia, las mujeres han sido reprimidas a no acicalarse ni bañarse, como ocurrió en la época medieval. Tan de mal gusto entonces. Pureza o pecado, siempre presentes y atribuidos a las féminas, por lo que hacen o dejan de hacer, de acuerdo a las costumbres de cada época y lugar. Mientras parael varón, el maquillaje era símbolo de alcurnia, élite, bravura; destinado a los guerreros.En las cortes, el maquillaje también era parte.

En las féminas, la sobrecarga era marca de desprecio… Por eso hoy, solo en celebraciones no debe ser discreto, aunque para la televisión y el teatro se requiera exagerado.

El maquillaje desde su origen, ha funcionado como instrumento de comunicación, remontándose a la prehistoria. También ha tenido que ver con aspectos económicos, sociales y espirituales.

En Egipto resultaba bello tener la piel bronceada; los ojos se destacaban, delineados en negro, en forma de pez; los labios se coloreaban en tonos terracota y las cejas se pintaban, exactas. Mezclaban tierra, cenizas y tinta para los ojos. Para los labios utilizaban ocre rojo y óxido de hierro natural, que se difuminaban con un palito o cepillo.

En la antigua Roma, gracias a una vida social demasiado activa, las mujeres cuidaban el peinado y maquillaje. La piel blanca era sinónimo de nobleza, ojos y cejas se delineaban con hollín. También gustaban de poblar las cejas en el entrecejo, aun artificialmente.

En el Renacimiento, a diferencia del medioevo, el maquillaje erafundamental. Las mujeres nobles tenían como ideal un cuerpo con curvas, cabello rubio, muy pocas cejas (o nada) y la piel muy blanqueada. Los ojos se maquillaban mucho.

De 1600 a 1700 el maquillaje era extravagante y exagerado en las cortes. Tanto hombres como mujeres se maquillaban, empolvándose el rostro con polvo de harina o arroz; las mejillas de rojo escandaloso y cejas y ojos delineados en negro; párpados en azul o verde y los labios dibujados en forma de corazón.

En el siglo XIX la languidez parecía moda, el chiste era parecer enfermo, polveada la cara en blanco, las orejas se marcaban de azul, resaltaban los labios de rojo.

Y en el siglo XX, con la llegada de la cosmetología y su industrialización, así como las estrellas, la variedad es lo que vivimos a diario. Incluso tapa las espinillas, acné e imperfecciones que cada quién cree que tiene.

Desde luego, el maquillaje fuera de lo tradicional, siempre nos hace brincar un poco. Sin embargo, es tan importante en nuestras vidas, que hasta para el último adiós, los cuerpos se maquillan. Ese retoque, ¿tan necesario?

¿Qué dicen ustedes? ¿Les gustan las mujeres maquilladas o naturales? ¿Se han percatado que el maquillaje en épocas festivas habla de nuestro álter ego? Mujeres, ¿nos queremos sin maquillaje?

Cuéntenoslo aquí, en Mujeres en busca de Sexo.
Comentarios: celiatgramos@gmail.com