imagotipo

Concierto de bandas en Oaxaca

  • Nuvia Mayorga

  • Nuvia Mayorga

La diversidad musical que hoy conocemos entre los Pueblos Indígenas de México, es resultado de diferentes procesos culturales y sociales vividos en varios momentos históricos. Como es sabido, la cultura musical actual de estos pueblos conjuga conocimientos musicales de los grupos originarios y las prácticas introducidas desde la época colonial. En particular, en el Estado de Oaxaca, la música predominante es la de las bandas de viento que podemos encontrar en sus distintas regiones culturales, que van desde el Istmo, la Chinantla, la Sierra Sur, la Sierra Norte y la Mixteca, cuya tradición musical es el resultado de la influencia de conocimientos musicales de origen hispano y africano.

Actualmente, en Oaxaca, la herencia y el aprendizaje de la música ha cobrado gran importancia ya que su práctica incluye a un significativo número de población infantil, a tal grado que es frecuente escuchar que muchos niños antes de aprender a leer y escribir letras, aprenden a leer y tocar música.  La ejecución de la música de estas bandas tiene lugar en eventos diversos como son las fiestas patronales, carnavales, bodas, entierros, así como encuentros regionales o estatales, que comprenden representaciones simbólicas que reflejan la memoria histórica y la cosmovisión, muchas veces vinculadas a diferentes danzas y momentos de los ciclos ritual, social y económico.

Por ello, en diversas comunidades indígenas de Oaxaca, la música es también una esperanza de desarrollo. En torno a la enseñanza y aprendizaje de la música se organizan comités que no escatiman esfuerzos para que los niños y jóvenes aprendan a tocar los instrumentos, tejiendo relaciones sociales y comunitarias. Los padres de los niños reconocen que cuando sus hijos estudian música mejoran en disciplinas académicas como las matemáticas y están convencidos de que la música desarrolla su sensibilidad y les abre un panorama diferente, incrementando sus posibilidades para el futuro.

La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, establece que los pueblos indígenas tienen derecho a mantener, proteger y desarrollar su patrimonio cultural y sus expresiones culturales, y consigna que de manera conjunta con los pueblos indígenas, los estados adoptarán medidas para reconocer y proteger el ejercicio de estos derechos. Desde hace años, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), ha realizado diversas acciones a fin de preservar y difundir este patrimonio cultural. Entre ellas, el apoyar la celebración del Concierto de Bandas de Música de Viento del Estado Oaxaca, que representa un gran encuentro intercultural.

El objetivo del Concierto de Bandas de Música de Viento es difundir y promover el desarrollo de los pueblos y comunidades indígenas del Estado de Oaxaca, a través del ejercicio, protección y reconocimiento de su capacidad artística musical y dimensionar que el fortalecimiento de la identidad y la cultura son condiciones necesarias para la cohesión social y la construcción de una sociedad en paz.

Por ello, con el apoyo de la CDI, el pasado viernes 9 de diciembre se llevó a cabo el noveno Concierto de Bandas de Viento de Niñas y Niños en  la Ciudad de Oaxaca, el cual se ha convertido en uno de los eventos musicales más importantes en esa entidad federativa; contó con la presencia de alrededor de mil 200 músicos. Al concierto asistieron cerca de 11 mil personas que disfrutaron de la belleza musical armonizada por las 44 bandas participantes; el mismo se realizó en el Auditorio Guelaguetza, ubicado en el Cerro del Fortín, en donde se interpretaron, entre otros, boleros, sones y jarabes, los asistentes al evento fueron testigos del gran talento que tienen las niñas y niños de las comunidades indígenas mixe, zapoteca, cuicateca, mixteca, mazateca, chinanteca y afromexicana.