imagotipo

Conductas anómalas familiares: ¿normal?

  • Espiral de conducta: Norma Le Payro

Crecer dentro de un núcleo familiar tiene sus procesos. Uno de ellos es la autoridad familiar, la cual se ejerce desde un rol de padres de familia, hijos, hermanos tíos, primos hasta el servicio doméstico. Algunas veces dicha autoridad forma un entorno positivo, pero en otras puede desatar sensibilidades anómalas anónimas, capaz de entretejer un escenario caótico, terror o muerte. Un caso real fue la película An American Crime, está basada en el caso de Sylvia Likens, una adolescente que estuvo al cuidado de una persona de confianza de los padres, los cuales jamás imaginarían, que la dejaban en el infierno. Sylvia finalmente fue asesinada a los 16 años por la persona de confianza Gertrude Baniszewski. Expertos en conducta afirman que cualquier familia puede ser víctima de conductas negativas habilitadas dentro del seno familiar. Muchas veces las personas olvidan que no pueden tener el control sobre otras conductas. La falta de actualización (conocimiento) y necesidades de las familias puede ser una causal. Simplemente desde la ingesta de un simple café. Cuantos adolescentes beben café por influencia visual dentro de su hogar. Ellos aprenden a que un café los mantiene despiertos. Si reparar que beber cantidades continuas de café por cierta meta a cumplir, los dirige en no tomar en cuenta, que cuando termine esa meta, ya no beberán la misma cantidad y se acercaran a una abstinencia de cafeína, que les causará aflicción mental legítima. Y entonces tendrán un nuevo problema perdiendo el origen de la verdadera causa. El tipo de comportamientos anómalos, son miles, algunos se solucionan con amor, atención, dedicación, pero primordialmente con conocimiento, ya que va de lo genético, emocional, psicológico, social y físico, Ello es un estado multifactorial de las familias que por naturaleza humana no puede mantenerse en un absoluto. Por ello es importante estar alerta en la conducta humana familiar. Psicólogos comparten que las conductas negativas que enfrentan algunas familias son: el consumo de Cannabis ya es un legado generacional, aumenta entre los jóvenes y en algunos adultos ya es un estilo de vida. Síndrome de Excoriación, el pellizcado crónico y rascado de la piel que puede causar heridas y costras. El trastorno puede ser provocado por otras irregularidades de la piel como el acné o picaduras de insectos. El síndrome de la pertenencia exprés, que se identifica como un estado de fragilidad, donde los padres de familia están bajo presiones, desatendiendo su entorno familiar de manera temporal o permanente, y estos jóvenes al tener contacto con lo social, surge la necesidad de ser parte de un grupo líder, por lo que son capaces de beber en exceso, intoxicarse con drogas o cambiar su preferencia sexual. Entre otros comportamientos que no se detectan en el clima familiar son: Anorexia, bulimia, atracones, ataques de ira, depresiones acompañadas de conductas extrañas, como robar, mentir, manipular abusos sexuales o delirios de grandiosidad. Pedir ayuda es permitir que nuestras generaciones no entren a estos comportamientos. La familia también tiene la responsabilidad del bienestar social. Información sugerida: Dinámica familiar y comunitaria:http://www.bvsde.paho.org/bvsasv/fulltext/hogar/tema7.pdf