imagotipo

Confianza, factor del cambio deseado / Cuidemonos / Hazael Ruiz Ortega

  • Hazael Ruíz Ortega

La esperanza firme que se tiene de alguien o algo, así define la Real Academia Española a la confianza. La no existencia de ésta propicia la desconfianza, la cual nos lleva a establecer, acordar o formular protocolos sociales o individuales de prevención. Así, en la sociedad se crean instrumentos que aspiran a alcanzar niveles de confianza que minimicen los riesgos inherentes a toda acción o relación de cambio deseado.

Por ejemplo: para precisar la confianza de veracidad que puede generar cierto dato, información, declaración, sean del pasado, presente o futuro, necesitamos formular ciertos cuestionamientos como ¿quién lo expresó?, ¿desde dónde lo expresó?, y ¿cómo lo expresó?

Analicemos un aspecto psicológico: “La confianza interna” se refiere a la “seguridad que alguien tiene en sí mismo”. Esa autoconfianza se deriva de la autoestima positiva, concebida como la creencia en su propio saber, saber hacer y saber ser, lo que le permiten generar los pertinentes pensamientos, palabras, acciones y omisiones en el diario vivir.

Por ejemplo, en el caso de los jóvenes, imaginemos como posible una representación social de personas incrementando su potencial y competencias altamente efectivas, buscando las oportunidades, realistas, funcionales, independientes, con salud física, psicológica y espiritual, utilizando cada vez más las redes sociales en temas de la participación ciudadana, entre otros. Eso es viable al configurar el andamiaje social e institucional que lo tenga por objetivo mediato, y se puede.  Asimismo, la Real Academia Española señala para la confianza una acepción que describe un extremo psicológico: “Presunción y vana opinión de sí mismo”. No nos referiremos, en esta ocasión, a ésta y solo mencionaremos una característica innata de la confianza y que lo sintetiza la siguiente frase: “La confianza se gana con mil actos y se pierde con uno solo”. Baste mirar las relaciones amorosas de pareja.

La confianza en las instituciones. Es otro tema relacionado a la confianza. Sin duda, la confianza en las instituciones se gana a cada momento y a pulso. En estos días se observa (toda regla tiene su excepción) en los diversos grupos sociales, en los tres niveles de Gobierno (federal, estatal y municipal) y sus tres poderes (Ejecutivo, Judicial y Legislativo) y en las comisiones de Derechos Humanos, entre otros, que se trazan rutas para el bien común y desarrollan las voluntades para reconstruir el tejido social y su pertinente cohesión social, que solo se construye al ejercer los derechos humanos.

En este contexto de la confianza, recordamos a los cuatro pilares de la nueva gestión pública: gobernanza, transparencia, valor público y gestión para resultados.

Ante ello, asistamos mañana domingo 8 de noviembre a la Séptima Feria de la Transparencia, organizada por el Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Distrito Federal (sitio en Paseo de Reforma, entre la Glorieta del Ángel de la Independencia y la Diana Cazadora, de 9 a 14 horas).

Dicho encuentro fortalece y renueva la legitimidad, la confianza y hace más fuertes los pilares democráticos. También, se visibiliza el objetivo por su importancia: “promover entre la población de la Ciudad de México los derechos de acceso a la información pública y protección de datos personales”.

Concluyendo, la confianza, desde la psicología, sociología y economía, entre otras ciencias, tiene un fuerte impacto al futuro deseado del bienestar social. Dar y recibir confianza promueve reciprocidad, seamos agentes del cambio.

hazael.ruiz@hotmail.com