imagotipo

Conservadores y Falsos / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Cuando existían los conservadores y liberales, los de verdad, sabíamos distinguirlos. De los primeros destacaron Antonio López de Santa Anna, Lucas Alamán y Juan Nepomuceno Almonte. De los segundos: Benito Juárez, Nicolás Bravo, Porfirio Díaz y Vicente Guerrero.

En la Historia de México, se establece que los conservadores creían que una monarquía constitucional era lo mejor para el país, la que gobernaría con las viejas ideas del orden social español durante el virreinato, la Iglesia continuaría como pilar de la educación, la cual solo estaría destinada a gente con poder monetario, y entregando privilegios solo a individuos con estatus social muy alto.

Los liberales pretendían que en México se estableciera una república democrática, libre de la influencia de la Iglesia, que se conformaría de tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial.

¿Hoy quiénes son los liberales y quiénes los conservadores? Con sentido común, el menos común de los sentidos, diríamos que en el PRD están los liberales y en el PAN los conservadores. Y entonces ¿cómo se fusionaron? Nadie lo explica. En cuanto a los falsos demócratas –palabras de Manlio Fabio Beltrones-, no hay duda de quién los representa y con creces.

El PRI es una mezcla de liberales y conservadores. Se sabe cómo son sus gobiernos y hasta dónde pueden llegar cuando los dejan. Pero tampoco puede arrogarse el título de liberal. Habría que pedirle a su dirigencia una autocrítica. Los falsos demócratas surgidos de la izquierda, poco tienen que ofrecernos y mucho que quitarnos.

Twitter: @jesusmichelMx