imagotipo

Consideraciones

  • Aarón Irizar López

  • Aarón Irizar López
  • Situación del empleo en México

Desde el año pasado y hasta nuestros días, el entorno internacional se ha caracterizado por su alta volatilidad en los mercados financieros y de las materias primas, principalmente, del petróleo. Ello, se ha visto retroalimentado por la reciente decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea (Brexit), afectando las perspectivas económicas del orbe.

México no ha escapado a los efectos adversos de dicha situación. Sin embargo, se distingue entre las naciones desarrolladas y emergentes, por registrar un mejor dinamismo económico y por contar con condiciones macroeconómicas sólidas, haciéndolo atractivo para las inversiones y los turistas.

Pero, más importante aún. El mercado laboral no ha sido impactado negativamente. Para dimensionar la relevancia de este asunto cabe señalar que, al mes de junio pasado, se crearon en el país 2 millones 31 mil empleos formales en lo que va de la Administración, lo cual representa una cifra histórica desde que se tiene registro del indicador en enero de 1982.

De acuerdo con el Gobierno federal, esta cifra de plazas laborales es cuatro veces superior a la observada en el mismo periodo del sexenio anterior, cuando se crearon 498 mil 941 empleos, mientras que en otras administraciones se habían perdido espacios de trabajo.

Otro dato fundamental que es digno rescatar es que el aseguramiento en el Instituto Mexicano del Seguro Social crece casi al doble de la economía, es decir, a una tasa anual promedio de 3.8 por ciento, la cual es mayor a la registrada por otros países como Estados Unidos y que Brasil donde inclusive está decreciendo.

Del total de empleos generados, 41 por ciento corresponden a mujeres, lo que significa que cada día se incorporan y tienen una participación más en la actividad productiva nacional. Además, uno de cada tres empleos ha sido para jóvenes entre 20 y 34 años, ampliando los espacios de oportunidades para este sector.

En tres años siete meses, se han creado más empleos como nunca antes en el pasado, la cual es una noticia que debemos valorar y dimensionar por lo que significa en términos de familias que tienen seguridad social y acceso a créditos, en otras palabras, mayores oportunidades para mejorar su bienestar.

Este importante dinamismo en la generación de empleos formales –como ya se mencionó– es resultado de la confianza que tienen los inversionistas que creen en nuestro país.

Hoy, México, pese al difícil contexto, presenta importantes fortalezas macroeconómicas que le están posibilitando hacer frente a la volatilidad del panorama internacional y, en lo interno, las inversiones productivas en la industria de la transformación, el turismo, los servicios y el campo, están generando más y mejores empleos formales. No obstante, el reto aún es mayúsculo para garantizar que todos los mexicanos tengan una mejor calidad de vida.
*Senador de la República por el estado de Sinaloa.

Twitter: @aaronirizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez